ABLANDAR HUESOS

Los huesos son estructuras sólidas que forman parte del sistema de sostén del cuerpo del ser humano y de vertebrados que habitan todos los espacios: aire, agua y tierra. También, como el cráneo, brindan protección a ciertos órganos.

Aves, peces, reptiles y mam√≠feros poseen estas estructuras r√≠gidas que conforman el endoesqueleto y junto a los m√ļsculos, √≥rganos blandos y el√°sticos, participan en la locomoci√≥n y desplazamiento espacial del cuerpo.

Dada su composición química, los huesos pueden ablandarse por causas naturales. En promedio, cada hueso está compuesto por 25% de agua, 45% de fosfato y carbonato de calcio y 30% de materia orgánica (colágeno y proteínas).

Cómo ablandar huesos

Conocer cómo ablandar huesos puede hacernos llegar a comprender a cabalidad los procesos degenerativos que sufre el sistema óseo, así como las formas para prevenir las consecuencias que ello podría acarrear a nuestra vida.

Veamos algunas maneras en las que podamos desprender de un hueso la rigidez que lo caracteriza; comenzaremos con un hueso de ave.

  • Ablandar un hueso hasta poder doblarlo.
  • Necesitaremos:
  • Un hueso de pollo (puede ser el de un muslo).
  • Un frasco de cristal con tapa y capacidad suficiente para el hueso.
  • Vinagre blanco.
  • C√≥mo proceder:
  • Limpiamos completamente el hueso, retirando cualquier resto de carne que pueda tener.
  • Lavamos muy bien el hueso para quitar restos de grasa u otra materia.
  • Llenamos el frasco de vidrio con vinagre blanco; dentro, colocamos el hueso de pollo, dej√°ndolo totalmente cubierto con el √°cido.
  • Tapamos el frasco y dejamos el hueso en reposo durante 3 d√≠as.
  • Al cabo de los 3 d√≠as, retiramos la tapa del frasco y sacamos el hueso.
  • Eliminamos los restos del vinagre del hueso enjuag√°ndolo bien.
  • Secamos con papel absorbente y ya el hueso estar√° listo para ser doblado sin llegar a romperse.
  • ¬ŅQu√© ha ocurrido?
  • El √°cido del vinagre ha disuelto el calcio contenido en el hueso; una vez que esto ocurre, no hay elementos que le permitan mantener su rigidez. Es el calcio lo que provee de dureza al hueso.

Tal como act√ļa el vinagre sobre el hueso de pollo, de la misma forma operan algunas bebidas y alimentos que ingerimos, desplazando de nuestros huesos el calcio y haci√©ndolos d√©biles y quebradizos.  

  • Una cocci√≥n larga y lenta puede ablandar ciertos huesos.

Cabe la posibilidad de que algunos huesos de res o de cerdo se puedan ablandar hasta el punto de poder ser masticados con facilidad (eso de comérselos ya es cuestión de gustos y de estómago).

En realidad, todo tiene que ver con el tipo de huesos que se quiere ablandar y la edad del animal. En todo caso priva la longevidad: mientras m√°s viejo el cerdo o la res, m√°s duros ser√°n sus huesos.

Probablemente los huesos de estos mamíferos más propensos a ablandarse, siempre considerando como variables la edad del animal y el proceso de cocción, sean las costillas.

Son huesos planos y en estos animales resultan mucho más porosos que los huesos largos del fémur o la tibia y el peroné. Bajo técnicas culinarias que involucren una cocción lenta y prolongada, probablemente puedan ablandarse.

Existe un m√©todo de cocci√≥n, que se va imponiendo, conocido como ‚ÄėSous-Vide‚Äô (podemos pronunciar /suv√≠d/ y significa ‚Äėal vac√≠o‚Äô), que consiste en introducir los alimentos en bolsas de pl√°stico cerradas al vac√≠o.

Los alimentos, contenidos así en sus envases, se sumergen en agua caliente, sin que esta llegue al punto de ebullición. Se mantienen así, calentándose durante largos períodos de tiempo, a temperatura estrictamente controlada.

El tiempo ha de variar en función del tipo de alimento y la cantidad que se ha de cocinar. Unas costillas tiernas, de animales muy jóvenes, pueden ablandarse al punto de que sus huesos pueden ser comidos.

  • Ablandar huesos de sardinas, como las enlatadas.

A diferencia de la t√©cnica ‚ÄėSous-Vide‚Äô, el proceso de cocinar unas sardinas y que nos queden similares a las que compramos enlatadas, apenas si puede llevarnos unos 30 minutos de cocci√≥n.

¬ŅC√≥mo es esto posible? Gracias a dos elementos familiares en la f√≠sica: calor y presi√≥n. Claro, que tambi√©n ayuda la mezcla de ingredientes que usemos para aderezar las sardinas.

Para obtener sardinas en las que las espinas y los huesos no sean motivo de preocupación ni de incomodidad, vamos a hacerlo de acuerdo con las siguientes indicaciones:

  • En primer lugar, limpiamos las sardinas quit√°ndoles las escamas, la cabeza y la cola.
  • Podemos extraer las v√≠sceras, si lo deseamos, para lo que hacemos un corte a lo largo del vientre y extraemos esas partes del animal.
  • En una olla expr√©s colocamos los ingredientes de nuestro aderezo, los cuales deben incluir una o dos cucharadas de vinagre blanco.
  • Disponemos ordenadamente una capa de sardinas; si es necesario, hacemos una segunda capa encima de la anterior.
  • Tapamos la olla, llevamos al fuego y cocinamos a temperatura de 120 ¬įC durante media hora.

Huesos blandos y osteoporosis

En los humanos, los huesos pueden hacerse frágiles por envejecimiento cuando en este proceso no hay una reposición adecuada de huesos nuevos; también ocurre a causa de enfermedades que responden al estilo de vida del individuo.

La disminución de estrógenos, en el caso de las mujeres, y de testosterona, en el caso de los hombres, induce a una importante disminución de la rigidez y dureza de los huesos.

Para mantener los huesos fuertes, la ingesta diaria debe contar con el suministro adecuado de vitamina D, la cual contribuye a que el organismo absorba el calcio requerido para el normal funcionamiento del sistema óseo.

Entre las razones para que nuestro cuerpo produzca insuficiente hueso nuevo de pueden enumerar:

  • Consumo deficiente de alimentos ricos en calcio.
  • Nuestro cuerpo no absorbe el suficiente calcio de los alimentos que ingerimos.
  • El calcio escapa a trav√©s de nuestra orina.
  • Consumo excesivo de bebidas alcoh√≥licas y carbonatadas.
  • El h√°bito de fumar.
  • Mantener un peso por debajo de lo normal.

Cuando nuestros huesos se desmineralizan, se hacen más frágiles y proclives a sufrir fracturas debido a la pérdida de densidad. En esta fase, el sistema óseo experimenta debilitamiento progresivo, siendo atacado por la osteoporosis.

Recomendamos

C√ďMO ABLANDAR ARCILLA EL√ĀSTICA

Comparte esto:

Un comentario

Deja un comentario