Ablandar miel

En su sabiduría, la madre naturaleza ha otorgado al ser humano un maravilloso obsequio que entre sus virtudes, en estado puro, se manifiesta como un producto imperecedero: se trata de la miel.

El alto contenido de azúcares impide que la miel sin procesar sea infectada por bacterias y microbios, imposibilitando cualquier indicio de deterioro o descomposición, lo que la hace eterna.

Como con casi todas las cosas, el paso del tiempo atenta contra ciertas condiciones de la miel; no se mantiene imperturbable, por lo que su color y su estructura tienden a sufrir alteraciones, llegando incluso a cristalizarse.

¿Cómo ablandar miel endurecida?

En el caso de tener que ablandar miel, son varias las formas de las cuales podemos valernos para hacerlo.  Veamos algunas de ellas:

1. Usando el microondas:

Un implemento que se ha vuelto casi imprescindible en la mayoría de las cocinas es el horno de microondas. Son muchas las tareas que podemos llevar a cabo eficientemente con este artefacto.

La miel que ha cristalizado podemos volverla a su estado líquido en el horno de microondas, procediendo de la siguiente manera:

  1. Colocamos la miel en un frasco de vidrio.
  2. Dejamos la miel en el microondas, encendido en función de descongelado, durante 30 segundos.
  3. Sacamos la miel del horno; esperamos unos 30 segundos y la colocamos de nuevo en el microondas por 30 segundos más.
  4. Repetimos este procedimiento hasta observar que la miel ha comenzado a licuar.
  5. Sacamos la miel del horno y terminamos de licuarla removiéndola con una cuchara o paleta de madera.

2. Poniendo la miel en baño de María:

No todos los hogares cuentan con un horno de microondas; en estos casos, ablandar la miel cristalizada puede hacerse en baño de María. Realizamos los siguientes pasos:

  1. Usamos un frasco de vidrio como recipiente para la miel cristalizada.
  2. En una olla con agua, sometida a fuego bajo, colocamos el frasco con la miel.
  3. Poco a poco la miel ira tomando calor, por lo que en muy poco tiempo habrá vuelto a su estado líquido.
  4. Cuidando de no quemarnos, retiramos el frasco del agua caliente y esperamos a que enfríe para manipularlo.

3. En el horno de la cocina:

El horno de la cocina se une a los implementos que podemos usar para volver a estado líquido una miel que se nos ha cristalizado. Es bastante sencillo el procedimiento:

  1. Ponemos la miel en un frasco de vidrio sin tapa.
  2. Encendemos el horno de nuestra cocina.
  3. Dejamos que el horno se caliente hasta entibiar y lo apagamos.
  4. Metemos la miel al horno y esperamos el tiempo suficiente hasta que se licúe.
  5. Retiramos la miel del horno y ya estará lista para degustarla en la forma que prefiramos.

4. La técnica de la zanahoria:

Hay quienes proponen un truco que si bien sirve para licuar la miel cristalizada, se corre el riesgo de contaminarla o también, obliga a consumirla completamente para evitar que se dañe.

El truco es simple y consiste en introducir una zanahoria muy limpia en el tarro de miel durante unas doce horas, al término de las cuales la miel se habrá derretido.

Algunas recomendaciones

  • La miel, sea cual sea su estado, nunca debe ser calentada más allá de los 40° C; aunque hay quienes sostienen que el margen máximo de calor que puede soportar es de hasta 60° C.
  • El sobrecalentamiento de la miel puede provocar cambios en el sabor, en su textura y en otras propiedades, por lo que hay que ser cuidadosos al usar calor para revertir la cristalización que haya sufrido.
  • Tomando en consideración que la miel pura es un producto no perecedero, mantenerla guardada a temperatura ambiente no le va a ocasionar ningún daño; es preferible este método al de almacenarla en la nevera.
  • Salvo que deseemos hacer alguna preparación en la que se combinen agua y miel, lo más recomendable es mantenerla en estado puro y nunca agregar agua, aun cuando se haya cristalizado.

La miel en sus tres estados

Al pensar en miel, siempre asociamos nuestras ideas con ese producto líquido, aunque viscoso, de color ambarino y extremadamente dulce. Es la miel en su estado más natural, tal como es posible hallarla generalmente en el panal.

Además del estado líquido, la miel puede presentarse en estado sólido y semisólido o cremada, como consecuencia de procesos que pueden tener carácter natural o artesanal, según sea el caso.

La miel en estado sólido es aquella que ha cristalizado, bien sea por efecto del tiempo, a causa de bajas temperaturas o a consecuencia de procedimientos aplicados por la mano del hombre en busca de la transformación del producto.

Elementos que influyen en la cristalización de la miel

Sin importar la naturaleza de los elementos que inciden en la solidificación de la miel, se pueden identificar algunos que son propios de la esencia de este líquido. Por ejemplo:

  • Un mayor nivel de humedad en la miel provoca que esta tome más tiempo en cristalizar; sin embargo, hay que tener cuidado, la miel puede fermentar y deteriorarse.
  • En contraposición al factor descrito antes, un nivel más alto de ciertos azúcares favorece la cristalización de la miel: más glucosa contra menos fructosa hará que cristalice en menos tiempo.
  • La temperatura es factor relevante en la cristalización: 14° C es la temperatura ideal para que la miel cristalice a menor tiempo que sometida a temperaturas por encima o por debajo de esta.
  • La cristalización puede iniciarse a partir de factores presentes en la miel, tales como burbujas de aire, presencia de polen, cristales no disueltos o partículas de cera.

Miel cremada para untar

La miel cremada es el producto de la influencia de la mano del hombre en la transformación de un producto natural. No hay panales de miel cremada; no es el oficio ejercido por las abejas.

Esta miel es una variante de la cristalizada; pero es una cristalización fina, en la que el producto mantiene por más tiempo sus cualidades. Especial para untar cual si fuera una mermelada, no se produce derrames que lamentar.

Resta decir que la miel cremada se obtiene por métodos más propios de la industria transformadora del producto: molido de cristales de miel y por cristalización dirigida.

Recomendamos

Ablandador de masa

Comparte esto:

Un comentario

Deja un comentario