Ana Marta Ferreira: “Cuando somos madres parece que ya no se habla de sexo” – Actual

[ad_1]

¿Cuál fue tu reacción cuando supiste que estabas embarazada de Vasco? ¿Quién fue la primera persona que dijo y cuáles fueron las reacciones más inesperadas?

Mi reacción fue de pánico, porque ya quería ser madre, pero aún así tenía mucho miedo. En ese momento, la primera persona que me enteré fue el padre de Vasquinho. Las reacciones de la familia… Mi madre tenía un poco de miedo, pero después de una o dos semanas de saberlo, quería preparar todo para el nacimiento del bebé.

¿Cómo fue la experiencia del embarazo? Pros y contras, todo vale…

Tuve un embarazo fantástico, me encantó. Lo único que fue malo fue la acidez estomacal, sobre todo cuando la barriga empezó a crecer un poco más y el bebé ya ocupaba algo de espacio en mi barriga. Fue horrible, tuve casi todo el embarazo con Kompensan, fue lo único que me ayudó. No es aconsejable pero engordé 24 kilos. La comida nunca ha sido tan buena en mi vida, no me gustaba el chocolate y me empezó a agradar. La coca-cola y la comida china fueron lo que más me gustó (ríe).

Ana Marta Ferreira
Ana Marta Ferreira
Fotografía: @martiinha.ferreira

Cuando nació Vasco, ¿cuáles fueron tus primeros pensamientos? ¿Eran sensaciones abrumadoras?

Vasquinho nació con un parto normal. Lo primero que pensé cuando lo miré fue “Dios mío, ¡qué bebé más guapo!” Estaba super hinchado, gordito, pesaba casi 4 kilos y 53 centímetros. No pude parar de llorar. De repente, el ser que estaba dentro de mi vientre estaba fuera.

¿Recuerda cuáles fueron (son) las recomendaciones más “nervivos” de amigos y familiares?

Ya no lo recuerdo a ciencia cierta, pero también sólo conservo lo que quiero. Lo que me interesa escuchar, lo guardo en mis pensamientos. Otras cosas entraron por una oreja y salir por otra. Pero claro, todo lo relacionado con el cuidado del bebé, las debilidades del bebé, cómo hacer las cosas, nada mejor que nuestros padres y abuelos. [para ajudaren]. Lo único que me molestó ocurrió justo cuando nació Vasquinho, y como mi familia es numerosa, todo el mundo quería atraparle. Acababa de salir de mí, y ya formaba parte del mundo y de otras personas también, y de repente todo el mundo quería moverlo. Esto me hizo loco.

¿Cómo viviste y viviste el parto?

Mi parto fue normal, con epidural, en un hospital público, y me trataron muy bien. Los médicos anestesistas siempre me preguntaban si tenía dolor. Tuve un parto rápido, a las 10:30h estaba listo en la sala de partos, y Vasco nació a las 10:50h. Creo que hoy en día me gustaría tener un parto más natural, coger valentía, hacer algo diferente como un parto en el agua.

¿Cuándo tu hijo se enfada contigo?

Tantas veces (ríe). Vasquinho cumplirá cinco años, es muy querido y educado y tiene mucho amor. Pero a veces es demasiado dramático, llora en cuanto digo “no”. A veces dice algo, yo lo he oído, ¡pero lo repite cincuenta veces más hasta que yo respondo! Las rabietas y los lloros por todo y por nada, hacer dramas es una de las cosas que me hacen loco. Nunca fui un niño, sólo si eran niños mayores.

¿Cuáles son los mayores retos de la maternidad, en una sociedad que tanto exige a las mujeres?

Ser madre es ya un reto. Una madre es madre, y ya tiene muchas más responsabilidades [do que um pai], resulta ser la persona que más hace por los niños. Por supuesto, en una sociedad donde las mujeres, por desgracia, siguen siendo degradadas y sin dar su valor, no deberíamos tener hombres pensando que debemos hacerlo todo. Estar en casa cuidando la casa, cuidando a los niños, llevándolos a la escuela, haciendo la colada, haciendo la cena. Los retos ya son tantos desde el momento en que somos madres, no es justo que nos sigan pidiendo tanto. Por suerte, tengo a alguien que me acompaña y lo comparte todo, pero es demasiado exigente, y sé que hay mujeres que se sienten culpables si no se enganchan a las cosas.

¿Es importante tener momentos para ti mismo? ¿Cómo lo haces para ello?

Por supuesto que sí. He compartido la custodia con el padre de Vasquinho, así que cada dos semanas tengo tiempo sólo para mí. Tengo una semana entera por estar totalmente concentrado en mí mismo. Pero valoro a las madres que hacen un trabajo diario, siete días a la semana con sus hijos. A veces es complicado porque no siempre es posible dejar a los niños con su familia o amigos. Lo de tener hijos es maravilloso, es una de las mejores cosas del mundo, pero exige mucho a los padres. Estamos creando un ser humano, y sólo sintiendo bien podemos dar el mejor ejemplo a nuestros hijos.

¿Qué sigue siendo tabú de la maternidad, de ser madre?

No tengo grandes tabúes, sobre todo con la gente que me rodea. Pero quizá sea la sexualidad de las madres. Parece que cuando somos madres y mujeres, ya no se habla del tema del sexo. Como si no fuera un presente. Fui madre a los 22 años, me separé y seguí siendo una joven. He tenido amigas que también son madres y les ha ocurrido que alguien no está con ellas porque ya son madres. Creo que existe un tabú en este sentido. Parece que desde que somos madres nos volvemos inválidos. Podría haber más apertura al respecto entre las mujeres que son madres. La sexualidad es importante, porque nos hace sentir mejor, cabeza y cuerpo, nos sentimos más felices.



[ad_2]

Source link

Comparte esto:

Deja un comentario