office-assistant

CÓMO EVITAR QUE TE DESPIDAN EN EE.UU.

¿Cómo evitar que te despidan en EE.UU.?

Encontrar trabajo en una nación tan grande como los Estados Unidos, puede suponer todo un reto para cualquiera de sus ciudadanos; esta condición se duplica si contamos el hecho de ser extranjeros. Pero sin importar el estatus, la dificultad para conseguir empleo implica que debemos hacer todo lo que esté en nuestras manos para preservarlo.

Aunque en cualquier país o puesto de trabajo, es importante dar lo mejor de nosotros mismos; en potencias como Estados Unidos lo es el doble. Su estándar laboral es el más elevado del continente americano, seguido por Canadá. Por ello, es habitual escuchar la frase “ve a lo grande o mejor no vayas” entre sus ciudadanos; como referencia a para ser el mejor, hay que dar lo mejor.

Sin embargo, en tiempos donde la recesión económica se hace presente; es necesario proteger nuestra fuente de sustento contra un posible despido. Si deseas saber cómo evitar que te despidan en USA, continúa leyendo. En este artículo te proporcionaremos consejos para que logres mantener tu trabajo; toma nota y ¡vamos manos a la obra!.

8 consejos para evitar que te despidan en Estados Unidos

Existen muchas actitudes tóxicas que pueden ocasionar que se desee despedir a un trabajador, pero en esta ocasión no nos enfocaremos en ellas. Por el contrario, centraremos nuestra atención en las cualidades más eficaces para no solo poder sobrevivir en un ambiente laboral duro y complicado, sino para destacar por sobre nuestros compañeros. Estas actitudes pueden jugar doblemente a tu favor; ya que además de evitar un despido, te convertirán en un empleado valioso.

Algunos de los consejos que te traemos a continuación, son sencillos y podrás aplicarlos inmediatamente en tu día a día. Mientras que otros, te obligarán a esforzarte al máximo y a salir de tu zona de confort.

1. Autoexígete en todo momento

Para tener un gran impacto, puedes comenzar haciendo más de lo que te piden. Seguramente al principio te resultará difícil; ya que posiblemente te sientas desmotivado por la situación que te rodea, pero es el momento de aplicarte al 100% en el trabajo. Este es el instante en el que más te necesitan y por ello, tienes que darlo todo.

2. Sé proactivo

Los jefes adoran a los empleados que no esperan a que las cosas ocurran para actuar, por ello puedes ganar puntos extras involucrándote en el funcionamiento de tu departamento y pensando en cosas que se puedan cambiar para mejorar.

No temas ser curioso, estudiar y proponer. Puedes hacerte preguntas sobre lo que ocurre en el entorno, reflexionarlo con tus compañeros y comentar las ideas que hayan surgido a tus superiores. De esta manera, seguramente conseguirás cambiar el pensamiento de tus jefes y te ganarás un lugar importante en el trabajo.

3. Cree en ti

En momentos así, es muy fácil perder la fe en nosotros mismos; lo que solo nos conduce a un agujero mucho más profundo de lo que en realidad es. Para combatir esta situación, cree en ti por encima de las circunstancias sin importa cual sea el resultado final.

La autoconfianza, el valor y la determinación; son elementos que juegan un papel fundamental para mantener altos los niveles de energía. Si en este momento no te sientes muy confiado, no te preocupes; tan solo debes recordar circunstancias adversas que hayas pasado y como lograste superarlas. Eres mucho más fuerte de lo que piensas, cree en ti.

4. No debes de formarte

Para crecer en cualquier trabajo es necesario contar con tres elementos indispensables: buena actitud, conocimientos y experiencia. A ningún empleador le conviene mantener por años, a un trabajador que sigue teniendo los mismos conocimientos y habilidades con las que comenzó.

Para evitar esta situación, fórmate en temas relacionados con tu puesto laboral. Esto no solo te proporcionará un mayor conocimiento, sino que serás capaz de transmitir mayor confianza y más autoridad en tus opiniones.

5. Sé optimista

Cuando sientas que tu ánimo decae, tómate un momento para ti y reflexiona sobre los aspectos de tu trabajo y vida que vayan bien. Piensa en lo que deseas lograr, lo que debes hacer para alcanzarlo y lo feliz que estarás una vez lo hayas obtenido con tu propio esfuerzo.

El optimismo es una de las cualidades que mayor incidencia tienen cuando buscamos el éxito; ya que mantiene nuestro enfoque en el objetivo y no nos permite caer.

6. Conquista tus miedos y sé valiente

El miedo es el peor enemigo del optimismo; ya que frustra, paraliza y nos hace sentir inferiores. Es completamente normal sentir temor al fracaso, a perder o a no cumplir con las expectativas; pero estos pensamientos sólo pueden hacerte perder la batalla sin siquiera haberla comenzado.

Para evitarlo y salir victorioso, toma el control de la situación. Reflexiona sobre las habilidades que posees, considera todo lo que estas haciendo para tomar un mejor lugar, gestiona tus recursos y mira con valentía hacia el futuro. Una vez lo hayas hecho, estarás comenzando a vencer tus miedos.

7. Acepta la situación

La aceptación es el proceso por medio del cual, la mente se protege para no entrar en un estado de negatividad. Esto no quiere decir que debas conformarte, sino superar la situación para cambiar el enfoque a uno más positivo.

La idea es que no estanques tus pensamientos compadeciéndote, quejándote o pensando en porqué te ocurre esto. Sino en dar un paso más allá y pensar en las múltiples alternativas que tengas disponibles para salir de esta situación. Las soluciones siempre son más claras cuando dejamos la negatividad de lado.

8. Gestiona los problemas y acepta los retos

Los enfoques son muy importantes para mantener el optimismo al máximo; por ello, en lugar de pensar en un posible despido como un problema, conviene más tratarlo como un nuevo desafío. El reto de no solo permanecer con el empleo, sino de obtener un aumento o un ascenso.

Existen diversos métodos que puedes aplicar para lograrlo, puedes marcarte objetivos, mostrar iniciativas tanto a los jefes como a los compañeros y, crear un plan de acción para llevar todo a cabo. No dudes en estudiar tu entorno, qué puedes hacer para mejorar tu puesto de trabajo y en nutrir tu curiosidad.

Como te mencionamos al comienzo, algunas de estas prácticas podrás comenzarlas a implantar desde este mismo instante y posiblemente otras, tomarán tiempo en desarrollarse. Lo importante es, que te mantengas  centrado para hacer bien tu trabajo y en seguir perteneciendo al equipo. Si aplicas exitosamente estos consejos, te convertirás en una persona valiosa para la compañía y te ganarás el respeto de jefes y compañeros. ¡Muchos éxitos!

Comparte esto:

Deja un comentario