student-como-funciona-un-sl

CÓMO FUNCIONA UNA SOCIEDAD LIMITADA

Cómo funciona una SL

Dentro de las sociedades mercantiles existen diversas sociedades que tienen como fin único ayudar a todas las empresas, sea para crecer, para invertir o administrar mejor su capital, todo esto haciéndolo en conjunto con socios a través de un contrato que eventualmente debe ser registrado para que tenga validez. Claro está, cada una de estas sociedades son diferentes y cumplen características que las hacen única para sus fines.

Nos adentraremos a lo que es una Sociedad Limitada dentro de los ámbitos mercantiles. Si no sabes de que va todo este tema que rodea a las sociedades limitadas, aquí conocerás qué es, cuál es su función, sus características, ejemplos que hagan una idea más clara de lo que significa crear una SL, se plantearán las ventajas y desventajas de la misma y mucho más.

¿Qué es una sociedad limitada?

Antes de entrar en las leyes españolas que la regulan, podemos apreciar una definición muy certera sobre el significado de la SL, esta podemos encontrarla en el Diccionario de la Real Academia, donde lo definen como: “Sociedad formada por reducido número de socios con derechos en proporción a las aportaciones de capital y en que solo se responde de las deudas por la cuantía del capital social.” ¿Ha quedado claro? Si no, te explicamos con más detalle a continuación.

Para dejarlo más claro, una sociedad limitada es un tipo de sociedad mercantil que ha sido usado durante mucho tiempo en España, quienes hacen uso de ellas, son más que todo empresarios autónomos que limitan su responsabilidad al capital aportado (de ahí que también sea conocida como “sociedad de responsabilidad limitada”).

Pasando ahora a la Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada (Ley 2/1995, de 23 de marzo) nos percataremos de que el artículo 1 ofrece un concepto sobre el significado de la SRL el cual dice: “En la sociedad de responsabilidad limitada, el capital, que estará dividido en participaciones sociales, se integrará por las aportaciones de todos los socios, quienes no responderán personalmente de las deudas sociales.”; continuando con el artículo 3 deja claro que es de carácter mercantil.

Esto quiere decir que, cada socio (que puede ser tanto una persona física como una persona jurídica) que llegue a aportar un capital, este va a contraer un derecho con la sociedad. Ahora este tipo de aportes, por cualquier tipo de circunstancia, en un futuro la sociedad deberá reembolsar a los socios que hayan aportado capital en un inicio.

Este tipo de sociedades son muy usadas en las pequeñas y medianas empresas ¿Por cuál razón? Por el hecho de que no se exige tanto capital para dar inicio a su creación, lo cual, si lo analizamos resulta bastante beneficioso.

PERSONA EN UNA MESA CON UN PORTATIL Y UNA TAZA DE TÉ

Características de una sociedad limitada

Para tener una visión más amplia de lo que conlleva una sociedad de responsabilidad limitada, conoce las características más destacantes que la hacen distinta a los otros tipos de sociedades de carácter mercantil:

  • Número de socios: No hay una limitante en cuando a la cantidad de socios, pero si está llega a ser creada por una solo persona (física o jurídica), esta pasará a llamarse como sociedad limitada unipersonal. Así que no hay que preocuparse, no existe ni un mínimo y mucho menos un máximo de número de socios.
  • Responsabilidad de los socios: La responsabilidad de cada uno se ve sujeta al capital que haya aportado, es decir, es limitada según dichos parámetros. Sumado a ello, es importante acotar que los socios no responden ante las deudas con su patrimonio personal.
  • Tipo de socios: Se clasifican en dos tipos, estos pueden ser socio trabajadores y/o socios capitalistas.
  • Constitución: Para la constitución de la misma se deberá ir al notario para la redacción de una escritura pública y posteriormente dirigirse al Registro Mercantil. Los Estatutos estarán regulados por JUS 3185/2010 de los Estatutos tipo de la Sociedad de responsabilidad limitada, allí encontrarás todos los recaudos necesarios que se les exigirá a los socios.
  • Denominación social: Al plantearse crear una sociedad limitada, esta debe poseer un nombre que no esté adjudicada a ninguna otra empresa. Para ello deberá dirigirse y consultar en el   Registro Mercantil Central para que tenga la completa seguridad de que el nombre escogido es único.

Una vez elegido el nombre que representará la sociedad, este deberá ir seguido de su forma societaria, es decir: Sociedad de Responsabilidad Limitada o sus siglas S.R.L.; o Sociedad Limitada o sus siglas S.L.

  • Capital social: El capital social mínimo exigido para crear una sociedad es de 3000 € desembolsado íntegramente; tampoco existe un límite máximo para constituirla. Este tipo de aportes puede no solo darse de forma monetaria, de hecho, puede realizarse a través de bienes materiales de elementos que se encuentren inmovilizados, por ejemplo: equipos informáticos, vehículos, línea blanca, etc. Claro está, que, de realizar este aporte en forma de bien, este debe de pasar por la aprobación y valoración de los socios.
  • Domicilio social: Dentro del artículo 7 de la LSRL lo estipula de la siguiente manera “La sociedad de responsabilidad limitada fijará su domicilio dentro del territorio español en el lugar en que se halle el centro de su efectiva administración y dirección, o en que radique su principal establecimiento o explotación.”

Ahora si la empresa desea mudarse de localidad, esta petición deberá ser aprobada por la administración y los socios en conjunto.

  • Objeto Social: Son las finalidades o actividades que va a realizar la empresa. Lo recomendable es plantearse un rango de actividades bastante grande para así evitar gastos administrativos extras.
  • Administración y gestión: Dentro de los estatus se debe establecer algún de los tipos de administración:
  • Administrador único: Solo habrá una persona que se encargue de la administración.
  • Administradores solidarios: La administración se llevará bajo la mano de diversos socios, y cada una de las decisiones que se tomen tendrá efectos en la sociedad, incluso comprometiendo al resto de los asociados.
  • Administradores mancomunados: Aquí las decisiones que se tomen deben pasar por la aprobación de todos los socios participantes.
  • Consejo de administración: En este tipo de administración se escogen tres o más administradores, quienes serán los encargados de tomar toda clase de decisiones (no pasara por la aprobación de la totalidad de los socios) y en efecto, estás tendrán repercusión en la sociedad.
  • Régimen Seguridad Social: Los administradores y socios serán de régimen autónomos que tengan el control de la sociedad limitada, lo demás se establecerá como régimen general.

10 ejemplos de una sociedad limitada

Diversos tipos de negocio se pueden ajustar fácilmente a una sociedad limitada, algunos de ellos son:

  • Restaurantes: Podría parecer loco, pero no, una sociedad limitada puede ajustarse a este tipo de negocios fácilmente, incluso si porta un único dueño.
  • Franquicias: El hecho de que estás se puedan expandir, cumplen una buena opción para la constitución de S.L.
  • Consultorías: Puede que sea una decisión algo riesgosa a tomar, por el hecho de que es una prestación de servicios más no una venta de productos, lo cierto es que hoy en día muchas consultorías están sumándose a las S.L.
  • Tiendas online: En la actualidad emprender un negocio de manera online puede resultar positivo antes de crear un negocio en físico, por lo que una sociedad limitada para este tipo de negocio cae como anillo al dedo si se quiere evitar riesgos de rutina; además de que solo se requiere de una inversión pequeña para la misma.
  • Inmobiliaria: Empresas que vendan y promocionen viviendas pueden ajustarse a una S.L. de manera perfecta, de hecho, los riesgos a operar serían más sencillos.

Ventajas y desventajas de una sociedad limitada

Constituir una sociedad limitada presenta tanto puntos positivos como algunos negativos, pero solo este tipo de sociedad te servirá si se ajusta a las necesidades básicas de tu empresa, de ahí en adelante podrás notar los beneficios.

Ventajas:

  • Modalidad que encaja para los PYMEs.
  • No existe límite mínimo o máximo de socios que participen.
  • Su gestión es sencilla.
  • Los tramites burocráticos no son complicados ni tediosos.
  • Para su constitución el capital mínimo a exigir es de 3.000 € (monetario o especie).
  • Se puede estipular un sueldo fijo entre los socios participantes en la empresa, incluso pueden obtener beneficios de la misma.
  • Las sociedades presentan una mejor imagen ante las entidades bancarias, e incluso estás pueden facilitarles con mayor rapidez y facilidad créditos bancarios.

Desventajas:

  • Constituir una sociedad limitada puede tardar 40 días.
  • Los socios son identificables.
  • Según las regulaciones de la ley y los estatutos de la sociedad, las participaciones no pueden ser transferidas.
  • La contabilidad es más compleja, ya que se atañe a la normativa para realizar el cálculo de los impuestos.

Constituir una sociedad de responsabilidad limitada no es una decisión fácil a tomar, debes analizar la posición en la que te encuentras y conocer si este tipo de sociedad se adapta a lo que buscas; por otro lado, si presentas dudas acerca de la misma, lo ideal es consultar con un asesor de empresas que pueda despejarte toda clase de dudas en conjunto con lo que se establezca en la ley.

Comparte esto: