CÓMO PATENTAR UNA IDEA DE FORMA RÁPIDA

¿Cómo patentar una idea de forma rápida?

Patentar una idea no es más que crear un registro para dicha idea para utilizarla o explotarla en el área de trabajo; esto aplica no solo para una idea, sino también para algún invento, un producto o algún nombre único para una empresa o marca.

Aunque para muchas personas pueda parecer un proceso largo y difícil, sin importar donde te encuentres, patentar una idea puede ser muy sencillo si se cuenta con la información necesaria para esto.

Cómo patentar una idea | Cómo patentar un invento | Heda ...

¿Cómo patentar una idea?

  1. Idea

Para patentar una idea lo primero que debemos tener en cuenta es qué se quiere realizar, es decir, se debe tener en mente la idea del proyecto que se quiere patentar. También se debe tener en cuenta el nombre que se quiere dar al invento y su imagen.

Este paso es fundamental, ya que para poder patentar algo, debe ser un objeto tangible. Así mismo, es importante asegurarse de que es un invento único, pues de otra forma sería plagio.

  1. Comprobar

Al momento de registrar algún invento, es importante comprobar que este no esté ya registrado, o exista una imagen muy similar a la que se quiere patentar. De ser así, la solicitud no procederá y se deberán cambiar los planes.

Para comprobar esto, bastará únicamente con ingresar a la página web de patentes de nuestro país correspondiente e indagar en su base de datos. Este es un proceso gratuito y por medio del cual la búsqueda puede realizarse de diversas formas.

La búsqueda podrá ser por nombre, donde los resultados arrojarán aquellas empresas o marcas con un nombre idéntico o similar. Puede ser por productos inventados, donde bastará con incluir palabras claves de dicho invento.

En el caso de aquellas personas que no tengan éxito con la página web de patentes, este trabajo pueden realizarlo por medio de una oficina física; en este caso, este proceso sí será pago.

  1. Solicitud

Al comprobar que nuestra idea a patentar no está registrada y cumple con lo mencionado anteriormente, podemos proceder a llenar la solicitud para patentar una idea. Igual que la consulta de la idea, esto puede realizarse por medio de una página web o en una oficina.

Si se decide realizar este proceso por medio de la página web de la organización responsable, es importante tener digitalizados documentos importantes como la identificación de la persona que registrará la idea y el logo o idea que se patentará.

En el caso de optar por realizar el registro en una oficina, bastará con dirigirse a la misma y rellenar el formulario que ahí te indicarán. En este caso es importante informarse antes acerca de los documentos que se deben consignar para este proceso.

  1. Espera

Una vez realizada la solicitud para patentar una idea, lo siguiente a hacer será esperar que dicha solicitud puede ser aprobada. Este es un proceso que tomará su tiempo, el cual puede variar entre una semana o más.

Es importante también tener en cuenta que esta patente tendrá que ser renovada pasados unos años; este tiempo variará de acuerdo al país en el que se registre y una vez aprobado, se deberá pagar cierta cantidad de dinero para obtener el certificado de la patente.

El costo mencionado variará de acuerdo a las tasas de trámites de cada país y a sus tasas de mantenimiento. En el caso de España, el costo de patentar una idea oscila entre mil o dos mil euros.

¿Por qué patentar una idea?

Una de los objetivos principales al patentar una idea, será evitar una copia de la misma. En el caso de los logos, se evitará que las empresas tengan logos idénticos, de manera que sea más fácil reconocerlas y diferenciar la competencia.

Al patentar una idea también se evita que otras personas generen ingresos a partir de dicha imagen o dicho producto. Por esto último, es importante renovar a tiempo la patente de cualquier idea registrada.

Registrar un producto, o una imagen, permitirá un rendimiento mayor en el dinero invertido para crear y comercializar dicha idea; hay que recordar que estas son lo que identifican a una empresa, siendo su mayor fuente de ingresos.

Patentar una idea permitirá a los negocios contar con un activo más para generar ingresos, aumentando el valor comercial del mismo y  dándole la opción de los dueños de vender la imagen/idea o cederla a otras compañías.

Cuando se deciden por ceder o vender patentes, se estaría comercializando una licencia que generará ingresos, siendo una fuente extra para aquellas empresas o personas que decidan realizar esta acción.

Entre los beneficios y los porqués de patentar una idea, tenemos la posibilidad de solicitar mejores préstamos y ayudas con un número mejor de intereses y otras características que no obtendrían negocios sin una patente.

Así mismo, con ella se mejora la imagen y la confianza que transmite la empresa al resto de las personas, de manera de atraer mucha más gente que apoye el emprendimiento y lo comparta.

Tipos de patente

Así cómo es posible que se patente alguna idea o algún logo, debes conocer que se pueden patentar otras ideas como los productos alimenticios o las aplicaciones. De igual forma, el proceso para esto es sencillo.

En el caso de los alimentos, se deberá investigar sobre la viabilidad de patentar dicho producto y elegir su cobertura. Esto último se debe a que las patentes son territoriales, por lo que se debe elegir qué territorio del país es una mejor opción comercial.

Seguido de esto, se debe presentar la solicitud del producto final que se desea patentar e igualmente se debe esperar que dicha solicitud sea aceptada. Es importante conocer que en estos casos, se puede patentar el producto final y el procedimiento para llegar a él.

En el caso de las aplicaciones, en países como España estos no son elementos que se puedan patentar a menos que provean una solución a algún problema que se torne tangible (las patentes corresponden a elementos tangibles).

Comparte esto: