paint

CÓMO SE QUITA EL GOTELÉ

¿Cómo se quita el gotelé?

El hablante de la lengua castellana no tiene reparos en nutrir su idioma; toma préstamos de otros idiomas, los adapta y los agrega a su uso habitual. Así nace gotelé, palabra derivada del francés ‘goutte’ o ‘gouttelette’.

El gotelé, como lo conocemos, es una técnica usada para decorar paredes, esparciendo sobre estas una pintura más espesa de lo normal, de cuya aplicación resulta la aparición de gotas que dan aspecto grumoso a la superficie.

Con la aplicación de esta pintura,  lo que se persigue generalmente es encubrir desperfectos en las paredes, para lo que se utilizan herramientas como rodillos especiales, tirolesas o pistolas de aire comprimido.

Los resultados que se obtienen con la aplicación de esta técnica son paredes de superficies rugosas; que de acuerdo con la composición de la pintura usada, tendrán un aspecto cuya rugosidad será más o menos grande.

Cómo quitar el gotelé de una pared

La actualidad marca que el gotelé ha perdido mucha aceptación entre los usuarios como consecuencia, en parte, de la aparición de técnicas de más fácil aplicación y de resultados superiores a los de la pintura rugosa.

También los gustos, o la moda, han dado un giro hacia superficies planas y lisas como las que aportan la tabiquería de cartón yeso o drywall, de fácil y rápida colocación; o el recubrimiento de las paredes con masilla aplicada con una llana.

Antes de quitar el gotelédeben considerarse ciertos aspectos:

  • El soporte del gotelé: ladrillos o cartón yeso.
  • Tipo de pintura: al temple o pintura plástica.
  • Soportes del gotelé y tipo de pintura.
  • Cuando la pared es de ladrillo y el gotelé con el que se ha cubierto es pintura al temple:
  • Previamente, se humedece con agua el soporte o pared.
  • Se espera hasta que el agua haya penetrado y ablandado el gotelé.
  • Cuando verifiquemos que está blando, procedemos a rasparlo con una espátula.
  • El gotelé aplicado a la pared es a base de pintura plástica:
  • En estos casos, el raspado del gotelé se hace más dificultoso; pero existe la opción de aplicar un decapante especial para pintura plástica.
  • Aplicamos el decapante y esperamos a que actúe y suavice el gotelé.
  • Una vez suave la pintura, se inicia el proceso de raspado con una espátula.

Ambas formas de desprender la capa de gotelé de la superficie de una pared cuentan con la ventaja de no provocar mayores daños y mantener una superficie que luego puede ser tratada de otra forma, sin mucha dificultad.

Al eliminar el gotelé, por muy cuidadosos que seamos, siempre se corre el riesgo de dejar rayones y marcas al hacer el raspado. Además, generalmente esta técnica se usa para ocultar defectos propios de la obra.

Cabe la posibilidad, entonces, que previamente a la labor de pintar la pared de nuevo, tengamos que aplicar pastas o masillas que nos permitan repararla y obtener una superficie lisa y sin imperfecciones.

  • Hacer desaparecer el gotelé sin raspar paredes.

Existen formas de hacer desaparecer de una pared el acabado grumoso que se obtiene con el gotelé; ello, sin tener que recurrir a aplicaciones de agua o decapantes; ni tampoco a tediosos raspados.

  • Una primera alternativa es aplicando algún tipo específico de pasta que recubra la textura rugosa. No hay necesidad de quitar el gotelé; solo se esparce la pasta sobre la superficie y se alisa con una llana.

Debemos tomar en cuenta que este es un procedimiento que requiere de tiempo y bastante más trabajo que otros métodos, ya que es necesaria la aplicación de varias capas del producto alisante.

Otro de los inconvenientes que presenta esta técnica es la efectividad según el tipo de grano del gotelé: funciona en forma muy efectiva sobre granos medios o finos; no así en gotelés de granos gruesos.

La aplicación de pasta alisante es muy conveniente cuando se quiere alisar  una superficie de cartón yeso, dado que retirar el gotelé por otros medios puede comportar el deterioro o destrucción de este soporte.

  • Una segunda opción, mucho más fácil y rápida, es cubrir las superficies revestidas de gotelé con placas de cartón yeso o drywall, evitando el raspado y la aplicación de pastas o masillas.

Conseguir una superficie lisa y plana con este procedimiento implica un gasto económicamente superior y la perdida de algunos centímetros de espacio en la habitación.

Pero vale la pena. La colocación de placas de cartón yeso o drywall proporciona una considerable insonorización a la pared, lo que puede constituirse en un atractivo para la elección de esta técnica.

¿Por qué quitar el gotelé?

Hay razones que justifican el deshacernos de una cubierta de gotelé y que nada tienen que ver con la moda o con los gustos; algunas vecesmotivos que involucran la salud hacen imperativa su eliminación.

Algunas de estas causas podemos resumirlas de la siguiente manera:

  • La rugosidad del gotelé tiene la particularidad de retener polvo inmerso en el aire que circula en el ambiente. Este polvo puede constituirse en generador de alergias en la piel y enfermedades respiratorias.
  • El uso más generalizado del gotelé tiene que ver con el encubrimiento de desperfectos en las paredes antes que por sus cualidades estéticas; algo que hoy día puede hacerse con otros procedimientos más rápidos.
  • La preferencia se ha volcado hacia las paredes lisas, puesto que estas facilitan la colocación de distintos materiales decorativos, tales como vinilos y azulejos.
  • La estética de una pared con gotelé es diferente a la de una lisa. La rugosidad crea luces y sombras que provocan disparidad en el color; además, las paredes lisas provocan líneas más acentuadas.
  • Al hacer una reparación posterior de una pared cubierta de gotelé, es difícil lograr la misma gota, lo que genera falta de homogeneidad entre el área antigua y la nueva ya restaurada.

Las empresas promotoras de inmuebles siguen prefiriendo el gotelé, puesto que les permite disimular cualquier imperfección en la construcción. Mientras más grueso el gotelé, cabe la posibilidad de mayores defectos.

Comparte esto: