¿Cómo se toma la chía?

Cómo se toma la chía

América, además de ser una fuente de fortunas expresadas en piedras, minerales preciosos y perlas, aportó al continente europeo tesoros que, como la chía, contribuyeron a enriquecer la alimentación del viejo continente.

La chía es una planta herbácea, originaria de México y América Cen detral; hasta la intervención de los españoles (quienes lograron domesticarla), en estos territorios, era recolectada de plantas en estado salvaje para el consumo.

Tal era la importancia de la chía para estos pueblos prehispánicos, que constituían un alimento básico para las civilizaciones mexicanas y los tecuexes, etnia del grupo chichimeca, pagaban tributo a los mexicas con granos de ella.

¿Cómo tomar la chía?

Las semillas de chía contienen un alto porcentaje de ácido graso alfa-linolénico omega 3, considerándose una de las especies vegetales con la mayor concentración de esta sustancia.

El consumo de esta semilla, utilizada como alimento de gran valor energético, a diferencia de otras especies no requiere ser molida para su consumo y puede ser saborizada con jugos y esencias para ingerirse como bebida refrescante.

La chía también puede añadirse a batidos, mezclarse con cualquier tipo de receta de cocción o simplemente se puede espolvorear sobre diversos alimentos como sopas, yogur, ensaladas, avena o cereales.

Otra forma de consumir la semilla de chía es secándola y moliéndola cruda, con lo que se hace una harina fina llamada pinole, la cual sirve de base para la preparación de diversos dulces.

Los brotes jóvenes de esta semilla son usados como verdura y consumidos crudos o cocidos; su destino puede ser también formar parte de los componentes de una deliciosa ensalada.

El consumo de chía debe ser moderado

La ingesta de chía no puede ser descontrolada ni desproporcionada. Si bien es cierto que se usa en dietas de adelgazamiento por su efecto saciante, la cantidad recomendada es de solo 2 cucharadas soperas, unos 25 gramos al día.

Para quienes la consumen por vez primera, se aconseja solo una cucharada de postre e ir incrementando la cantidad con el paso de los días, hasta llegar a los 25 gramos recomendados para consumo diario.

A pesar de los múltiples beneficios que ofrecen estas semillas, no puede pasarse por alto el hecho de que su contenido de fibra alimentaria es bastante alto (un 40%, aproximadamente), lo que induce a la moderación de su consumo.

Ingerir menor cantidad de alimentos en cada comida y evitar el picoteo entre estas es uno de los más grandes provechos que se pueden obtener de la semilla de chía, producto de su efecto saciante y moderador del apetito.

Formas de preparar las semillas de chía

  • La tradicional ‘agua fresca de chía’.

Esta semilla admite ser usada en diversos tipos de preparaciones. Una de las más comunes y vigente aún hoy, con raíces en la historia de los pueblos azteca y centroamericanos, es el ‘agua fresca de chía’.

  • Para la preparación del ‘agua fresca de chía’ vamos a necesitar:
  • Una taza de semillas de chía.
  • 2,5 litros de agua.
  • 100 ml de zumo de limón.
  • 1 taza de azúcar.
  • Procedimiento:
  • Se dispone ½ litro de agua en un recipiente.
  • Se añade la taza de semillas de chía al agua.
  • Se deja remojar de 2 a 3 horas.
  • En otro recipiente se vierte el resto del agua.
  • Se añaden a esta agua el zumo de limón y el azúcar.
  • Se agita para mezclar bien, hasta disolver el azúcar.
  • Transcurrido el tiempo de remojo de la chía, se agrega a la mezcla de limón y azúcar.
  • Se mezclan, se enfría la mezcla y ya está lista el ‘agua fresca de chía’ para tomar.

El ‘agua fresca de chía’ resulta ser una bebida, además de refrescante, muy digestiva. Se pueden tostar las semillas durante 2 minutos en una sartén, se muelen y se añaden al ½ litro de agua. Esta es una variante de su preparación.

  • Variantes al ‘agua fresca de chía’ y otras formas de consumir la chía.
  • La versatilidad de esta semilla permite su consumo en muchas formas. Por ejemplo:
  • Agregamos de 2 a 4 cucharadas de chía en un vaso.
  • Vertemos agua, zumo de fruta u otro tipo de bebida.
  • Removemos con una cucharilla para promover el contacto entre las semillas y el líquido.
  • Dejamos en remojo unos 15 a 30 minutos y ya la chía estará lista para ser consumida.
  • Las semillas de chía pueden agregarse a leche fría o caliente (de vaca o de soja); pueden consumirse mezcladas con yogurt o agregadas a ensaladas, cremas, sopas. Resultan excelentes con frutas o con verduras.
  • Barritas, energéticas, galletas, panes o cualquier tipo de repostería puede ser potenciado con semillas de chía enteras o molidas.

¿Por qué consumir semillas de chía?

Las cualidades de la chía aportan al organismo de quien las come una cantidad de beneficios difíciles de hallar en otros alimentos o vegetales. No importa la forma en que las comamos; nuestro cuerpo lo agradecerá de igual manera.

Las ventajas de consumir semillas de chía se resumen en la lista que sigue:

  • Aportan:
  • Mucha energía a quien las consume.
  • Proteínas vegetales que son de mucha importancia para personas con costumbres vegetarianas.
  • Ayudan a:
  • Mantener control sobre el apetito por su efecto saciante.
  • Controlar los niveles de azúcar, algo de vital importancia para personas diabéticas.
  • Controlar los niveles de colesterol y la tensión arterial, previniendo enfermedades cardiovasculares y manteniendo una buena salud cardiovascular.
  • Mantener saludable los sistemas nervioso e inmunológico.
  • También:
  • Son ricas en fibra, minerales, vitaminas, aminoácidos, proteínas y antioxidantes.
  • Facilitan la digestión, contribuyendo a mejorar el tránsito intestinal.
  • Incrementan el desarrollo muscular y la regeneración de tejidos dañados.
  • Son una gran fuente de ácidos grasos Omega-3.
  • Personas de cualquier edad pueden consumirlas sin ningún perjuicio para su salud.
  • Aptas para el consumo por celíacos, pues no contienen gluten.
  • Su contenido de sodio es mínimo.
  • Favorecen la actividad cerebral y controlan problemas emocionales.

La entrada ¿Cómo se toma la chía? se publicó primero en Cómose.com.

Comparte esto: