tener_contento_al_jefe

CÓMO TENER CONTENTO AL JEFE

Los pilares para tener contento al jefe

Todos los trabajadores deseamos poder desarrollar una vida laboral tranquila y próspera; ya que, en el fondo nadie desea tener conflictos profesionales que le impidan desempeñar su trabajo correctamente.

Sin embargo, en ocasiones parece inevitable mantener una relación cordial con los compañeros de trabajo o con los jefes; debido a diferencias que se suelen presentar por el simple hecho de ser humanos. Aunque parezca sencillo, ganarse la confianza del jefe, superiores o pares puede ser una tarea difícil; ya que implica trabajar arduamente, realizar aportes positivos a la organización y tratar a todos los compañeros con respeto.

Aun así, establecer una relación de confianza y sana en el entorno laboral, es la mejor opción para cualquier trabajador que desee desarrollar su carrera profesional exitosamente. Por este motivo, en este artículo te enseñaremos cómo puedes ganarte la confianza de tu jefe, profesionales sénior y compañeros de trabajo; para que de esta manera logres obtener su apoyo, ayuda, aprobación y reconocimiento.

Cómo tener contento al jefe: Los pilares del trabajador

Para comenzar, es indispensable que desempeñes correctamente tu trabajo o de lo contrario, es posible que los siguientes consejos no te sean de mucha utilidad. Por consiguiente, antes de intentar cualquier método lo principal es que te esfuerces por ser un buen empleado. A continuación, te presentamos los 12 pilares para mantener contento a tu jefe:

1. Cumple con las tareas básicas

Para comenzar, debes ser capaz de realizar y cumplir a la perfección las tareas básicas que te son asignadas. Para lograrlo, sigue las indicaciones que te son suministradas y continúa con dichas tareas, hasta que las domines a la perfección. De esta manera, lograrás comprender cuál es el estilo laboral de tu jefe y su manera de realizar los trabajos.

2. Sé consciente de tu posición

Seguramente, habrá muchas conversaciones en las que tendrás que expresar tu opinión o ideas respecto a determinada cosa; cuando te encuentres en una de estas situaciones recuerda respetar la experiencia y rango de tu jefe. Puede que no estés de acuerdo con algunas decisiones que tome, pero es importante que no cuestiones su autoridad públicamente. En caso de que tengas alguna objeción, lo mejor es planteársela en privado.

3. Entrega resultados positivos

Sin importar el tipo, cualquier trabajo consiste en ofrecer resultados. Por este motivo, es necesario cumplir con los objetivos de productividad pautados y realizar de forma consciente un trabajo de máxima calidad. Al obtener logros individuales o colectivos, lograrás hacerte con el apoyo de tu jefe.

4. Busca soluciones a los problemas

Los jefes aprecian cuando un empleado se toma la molestia de señalar un problema que afecta al negocio. Sin embargo, valoran en demasía cuando además, ofrecen sugerencias o soluciones para poder solventarlos. De esta manera, además de ganar experiencia y puntos, tu superior notará que verdaderamente te importa la empresa.

5. Demuestra tus ganas de aprender

Cuando tu jefe desee transmitirte sus habilidades, técnicas y experiencia; muéstrate agradecido porque se tome la molestia de educarte sobre el campo. Su gesto no solo alimentará tus conocimientos y te permitirá ser más productivo; sino que además, estará depositando en ti un propósito de legado. Por este motivo, debes ser entusiasta y aceptarlo amablemente.

6. Cumple tus promesas

Sabemos que no siempre es una tarea sencilla; ya que, son muchas las circunstancias adversas que pueden llegar a presentarse. Sin embargo, si dices que harás determinada cosa, intenta cumplirla cabalmente. Evita hacer promesas irreales o decir que puedes hacer algo, si sabes que no será así. Es mejor ser honesto desde el principio.

7. Ten un pensamiento independiente

Realizar tus tareas autónomamente, sin necesidad de pedir orientación constante a tu jefe, puede ayudarle a reducir su carga laboral. Generalmente, los líderes de equipo no tienen el tiempo o la energía para guiar en cada paso a los empleados. Por este motivo, si sabes hacer tu trabajo, hazlo sin más. Con esto le demostrarás a tus superiores que, puedes gestionar y encargarte de tus tareas por tu propia cuenta.

8. Sé leal

Ser un buen empleado no solo significa hacer bien el trabajo que se nos asigna; también implica ser honesto, dedicado y leal. Por ello, si en algún momento llegas a presentar algún problema con tu jefe coméntaselo directamente, en privado y en el momento indicado para que no haya ningún tipo de malentendidos. Bajo ninguna circunstancia, lo comentes con tus compañeros de trabajo a espaldas de tu jefe. Además, sé respetuoso y mantén la conversación en privado; esto demostrará tu lealtad, confianza y compromiso.

9. Transfiere conocimiento

Si posees habilidades, conocimientos específicos o experiencia en algún área particular; puede ser buena idea ofrecer tu ayuda para mejorar algunos aspectos del trabajo o facilitarle una tarea a tus compañeros o superiores. Además de iniciativa, tu jefe estará viendo trabajo en equipo.

10. Ve un paso más allá

Nada motiva más a un jefe o superior que, un trabajador que va más allá de lo que se le ha pedido y está dispuesto a aceptar nuevos desafíos. Para lograrlo, considera ir despacio y abarcando sólo lo que tengas plena seguridad de que podrás cumplir. 

Por otro lado, puedes adoptar algunas otras aptitudes como llegar temprano al trabajo, irte un poco más tarde, ayudar a tus compañeros, cubrirlos cuando estén de licencia, entre otras.

11. Adopta las metas profesionales de tu jefe

Con el paso del tiempo, conocerás cuáles son las metas laborales de tu jefe. De esta manera, aprenderás más sobre su ética laboral, objetivos y ambiciones. Para mantenerlo contento y sumar un par de puntos extras, considera adaptar las metas para ti mismo.

Sin embargo, debes tener cautela para no sacrificar tus propios objetivos. La idea es incluir las metas de tu jefe en tus propios planes, de esta manera al ayudarle a él, te ayudarás a ti mismo.

12. Sé amigable, sin un amigo

El mejor ambiente laboral se crea, cuando los empleados se relacionan amable, amigable y fraternalmente desde el respeto. Por este motivo, es una excelente idea desarrollar una relación de amistad con el jefe, sin caer en la adulación.

Para lograrlo, puedes tomar una actitud amable, saludarlo, sonreírle, mantener una conversación trivial sobre un tema no relacionado al trabajo o afines. Recuerda mantenerte profesional y sobre todo, no molestar a tu jefe cuando este ocupado.

Con estos simples consejos, seguramente lograrás mantener contento a tu jefe sin realizar grandes cambios. Sin embargo, recuerda que lo más importante es: desarrollar extraordinariamente bien tu trabajo, ser responsable, respetuoso y amable. ¡Muchos éxitos!

Comparte esto:

Deja un comentario