CUAL-ES-EL-VERDADERO-AMOR_KUOYIFU.COM_

CUÁL ES EL VERDADERO AMOR?

Cuál es el verdadero amor?

El verdadero amor en si no conoce fronteras, es desinteresado y a la vez incondicional. El amor incondicional se basa en dar, no por recibir algo a cambio sino por qué se siente de verdad. Se puede manifestar el amor de una madre, el de un perro que ama a su dueño o el amor de un bebé hacia la mujer que le dio la vida. 

El amor es también el perdón, parte de una característica del amor incondicional, porque cuando amas a alguien profundamente el corazón está dispuesto a perdonar, pasando por alto todos los defectos e imperfecciones.

¿Existe el verdadero amor?

Como tal solo existe el verdadero amor que puede llenarnos, y darnos la felicidad que todos y cada uno de nosotros merecemos: el amor todos lo buscamos. El verdadero amor es capaz de curar todas las heridas y llenar ese vacío que puede existir en nosotros

Algunas cosas que debes saber sobre el amor verdadero

El amor incondicional es aquel amor que no hemos conocido en nuestras vidas, porque es el amor de verdad, el amor que vale la pena experimentar. El verdadero amor es la búsqueda de la felicidad de otra persona, sin pensar en lo que podemos conseguir para nosotros mismos a cambio.

Ahora con la siguiente pregunta ¿Cuál es el tipo de amor que debemos buscar? Sabemos que no puede ser cualquiera, ya que no podemos valernos solos de decepciones. 

Como todo ser humano, queremos experimentar de algún modo este amor, saber que lo define es sin duda un buen primer paso.

Hoy en día los expertos en terapias de parejas hablan mucho sobre este tema, el tener que explicarles de una buena manera el cómo llamamos “verdadero amor”, también que cada vez que iniciamos una relación nos hacemos creer que ya lo hemos encontrado. 

Claro, toda persona quiere encontrar su “Príncipe o princesa de cuento de hadas”, sin embargo, al cabo del tiempo vamos conociendo personas, y va creciendo nuestro círculo de amistad.

 No siempre hay que apresurarse a pensar esto si te llega a gustar alguien y acontece algo que pone en duda lo que se piensa, que nos lleva a decir que no, no era nuestro amor verdadero.

La investigación científica nos dice que hay muchos tipos de amores

 Aquí tenemos el amor romántico, el posesivo, el que se basa solo en la atracción, el que se basa en la amistad, el que cultiva la intimidad, y muchos otros a parte de estos. Pero, saber con exactitud cómo es el verdadero amor no siempre es fácil. 

No solo en cariño, respeto y felicidad, el amor también se basa en la madurez y la comprensión tanto del uno como del otro, un compromiso auténtico y firme.

El amor verdadero parte primero del amor propio

¿Sabían que a menudo nos enamoramos del amor? Pero no es el hecho de que debamos equivocarnos. Esto ha tenido un gran impacto en la sociedad ya que por supuestamente un “enamoramiento” han ocurrido auténticos suicidios emocionales, pérdidas de autoestimas y relaciones dependientes.

La clave para el verdadero amor sin dependencia, es aprender y valorarnos a nosotros mismos primero. Por tanto, debemos de recordar que para decir primero “te amo”, tenemos que sentir un “te quiero” antes.

 Las claves para generar relaciones saludables son conocernos a nosotros mismos y el amor propio. 

Amar sin importar las condiciones

Como todo ser humano, es normal que no nos llegue a gustar algo de nuestra pareja. Sin embargo, los complementos y los defectos nos llevan al querer en verdad al ver más allá de lo físico. 

Si solo amamos aquello que nos gusta de la otra persona, tendremos una relación incompleta, Debemos abrir los ojos y aceptemos a la otra persona con todos sus defectos y virtudes.

Lo que te hace sentir

 Se han visto casos donde, es raro que algunas parejas a veces prefieren lo que nos ofrece o nos aporta la otra persona sin tomar en cuenta lo que en verdad necesitamos de ella, debemos de valorar por quién es y no por lo que nos aporta, de eso se trata el verdadero amor.

Necesitamos trabajar en nosotros mismos y cuidarnos para no caer en la “necesidad” de llenar ese vacío o curar las heridas que no han sido sanadas.

Comparte esto:

Deja un comentario