DIFERENCIA ENTRE AUTÓNOMO Y FREELANCE

Diferencia entre autónomo y freelance

Actualmente existen grandes dudas acerca de la diferencia sobre ser una persona autónoma o trabajar como freelance. Aunque parezcan similares, ambos términos se diferencia del otro por aspectos como la duración del trabajo realizado y la paga obtenida.

Estos términos se volvieron populares debido a que las crisis económicas motivaron a muchas personas a probar suerte siendo autónomos y freelance con su propio emprendimiento; sin embargo, para muchos, estos son términos iguales.

¿Es lo mismo trabajar de freelance que de autónomo? Principales diferencias

¿Qué es ser Freelance?

El término “Freelance” (también usado como Freelancer) se refiere a todas aquellas personas que trabajan por cuenta propia; estos no dependen de ninguna empresa o algún ente del gobierno.

Estos trabajos los realizan para terceras personas como una empresa o para grupos de personas (clientes) que contratan sus servicios, por lo que entre los requisitos para convertirse en un freelancer, hace falta tener experiencia y conocimiento en el área.

Así entonces, podemos decir que un freelance es una persona profesional, o técnico, con certificaciones, estudios y experiencia comprobable en alguna actividad. En el caso de los trabajadores autónomos, no es imprescindible que cuenten con certificaciones.

Muchas personas actualmente optan por trabajar como freelancer, entre otras cosas, debido a que las áreas de trabajo son muy amplias; ellas van desde diseñadores gráficos hasta periodistas y fotógrafos.

Estos trabajos realizados por estas personas pueden ser hechos en línea (como es el caso de los trabajadores gráficos, informáticos, traductores, entre otros), o pueden requerir de servicios presenciales (como el caso de los fotógrafos, organizadores de eventos, entre otros).

A pesar de que este es un término que se ha comenzado a utilizar en la actualidad, éste es inglés y se remonta a la edad antigua  para referirse a aquellos trabajadores (también conocidos como mercenarios) que realizaban sus tareas por cuenta propia.

Finalmente, se debe destacar que este trabajo de freelancer no cuenta con un horario establecido ni un lugar determinado, todo esto dependerá de la persona misma, siendo considerado por muchos como un trabajo de inversión.

Diferencias

El ejercicio de una persona freelance y una persona autónoma se diferencia por la cantidad de trabajo que ellos ocupan. En el caso de las personas autónomas, su tiempo de trabajo suele ser habitual.

Existen dos tipos de trabajadores autónomos: los profesionales y los trabajadores autónomos, donde ambos realizan sus trabajos, generalmente, a tiempo completo. En el caso de los primeros, se refiere a médicos o abogados, en el último a taxistas o comerciantes.

Las personas que optan por trabajar como freelance tienen una actividad eventual, ya que ellos requieren de terceros que contraten sus servicios, los cuales suelen ser específicos (como el caso de un fotógrafo).

En el caso de las personas freelance, pueden compaginar su trabajo con alguna otra actividad. Por ejemplo, una persona puede trabajar por cuenta ajena en una empresa y realizar charlas sobre el marketing, siendo esta última su trabajo de freelance.

De esta forma, puede realizar ambos trabajos, obteniendo un mayor número de ingresos. Para las personas que trabajan como autónomos, los ingresos que obtienen de los trabajos que realizan suele ser su única fuente de ingresos.

Estos últimos se dedican exclusivamente a una actividad, como es el caso de los taxistas que trabajan por su propia cuenta; realizar su trabajo de forma diaria es lo que les permite generar ingresos.

Una de las principales diferencias entre estos trabajos es la duración de cada jornada laboral. Las personas que trabajan como freelance serán quienes determinen la cantidad de tiempo dedicada a la actividad.

Volviendo al ejemplo de una persona que trabaja ajena en una empresa y realiza charlas, será dicha persona la que determine cuál será la duración de sus charlas, mientras que para aquellos que trabajan como autónomos, la duración será completa.

Una persona que trabaja como freelance tiene la opción de elegir si realiza un trabajo o no. Por ejemplo, una persona que la fotografía sea su actividad de freelance puede elegir si realiza o no unas fotografías a su cliente.

Para el caso de los trabajadores autónomos, no cuentan con esta posibilidad ya que, como mencionamos, el trabajo que realicen será su única fuente de ingresos, como sería el caso de una persona que trabaje como taxista autónomo.

¿Dónde hay más trabajadores autónomos/freelance?

Actualmente podemos encontrar trabajadores autónomos en cualquier parte del mundo, pues esto podemos notarlo en la cantidad de transportistas, taxistas, hoteleros y comerciantes que hay en cualquier lugar.

Para el caso de quienes trabajan como freelance, debido a la cantidad de personas que son, hoy día se ha podido establecer un orden de los países que más freelance tiene, siendo nacionales y extranjeros.

El país que ocupa el primer lugar (de Europa) con más trabajadores freelance es Alemania. Luego le siguen Italia, España, Francia, Austria, Holanda, Reino Unido,  Polonia, Bélgica y Portugal; este orden corresponde a los países con más freelance.

En cuanto a las ciudades, el primer lugar lo ocupa Berlín, razón por la cual al pasear por sus calles se puede sentir un aura llena de creatividad. Luego de ella se encuentran Madrid, Hamburgo, Roma, Barcelona, París, Múnich, Milán, Colonia y Valencia.

Y en cuanto a los servicios que más demandan estas actividades tenemos el diseño gráfico (en cuanto a la creación de mercancía, utilizando herramientas como Photoshop e Illustrator), creando páginas web y los servicios de traducción.

¿Qué se necesita para ser autónomo/freelance?

Para dedicarse a trabajar de esta forma, es importante contar con un conocimiento específico en cuanto al servicio que se va a prestar, como es el caso de los diseñadores gráficos o los abogados.

También es importante tener conocimiento en otras áreas como en el aspecto comercial (la forma de contacto, el pago, dónde buscar clientes), el marketing, se debe tener habilidades para negociar y conocimiento en la contabilidad y temas fiscales. Se debe contar con una flexibilidad y capacidad de organización para el caso de ambas personas, pues los freelance deberán compaginar su actividad con otro trabajo, mientras que los autónomos deberán compaginar su trabajo con el resto de sus actividades.

Comparte esto: