CONFERENCIANTE-EN-MESA

ENTIDADES DE SEGUROS

Entidades de seguros

Hoy en día las Entidades de Seguros cumplen una función importante dentro de una sociedad, donde además su rama es tan amplia que puede proteger diversas áreas, sean de accidentes, responsabilidad civil, seguridad vital, automóviles, etc. Pero está claro que para que las aseguradoras funcionen correctamente y presten un servicio legal y al pie de la letra, deben cumplir con ciertos requisitos para su constitución y desenvolvimiento.

¿Qué son las entidades de seguros?

Antes de entrar en tema y conocer todo lo que conllevan las Entidades de Seguros, comenzaremos por lo primero, y esto es ¿Qué son las Entidades de Seguros? ¿Has oído hablar de ellas? ¿Sabes de qué trata? Pues bien, el contenido es bastante amplio, así que vamos a ello.

Las Entidades de Seguros ofrecen diversos contratos a cambio de cobrar una prima (esta varía según el contrato de seguro que se vaya a adquirir) mediante la cual, la aseguradora queda comprometida con la persona a responderle si llega a surgir un accidente, enfermedad, daño del automóvil, etc. El seguro puede indemnizar cualquier caso que esté incluido en el contrato.

En España las Entidades de Seguro se rigen por Ley de ordenación, supervisión y solvencia de las entidades aseguradoras y reaseguradoras (Ley 20/2015, de 14 de julio), donde además señala su definición en su artículo 6: “Una entidad autorizada para realizar, conforme a lo dispuesto por esta Ley o por la legislación de otro Estado miembro, actividades de seguro directo de vida o de seguro directo distinto del seguro de vida”.

A su vez, las entidades de seguros solo podrán estar sujetas a entidades privadas que estén formadas como:

  • Sociedad anónima.
  • Sociedad anónima europea.
  • Mutua de seguros.
  • Sociedad cooperativa.
  • Sociedad cooperativa europea.
  • Mutualidad de previsión social.

Sumado a lo anterior, también podrán ser partícipes aquellas que adopten forma de Derecho público solo cuando estas vayan a realizar un mismo tipo de actividad como las entidades aseguradoras privadas. Ahora, las entidades reaseguradoras tienen que adoptar la forma jurídica de sociedad anónima o sociedad anónima europea.

Por otro lado, para poder constituir una entidad de seguros esta deberá regirse por la misma Ley 20/2015, la cual en su artículo 28 señala: “Las entidades aseguradoras y reaseguradoras se constituirán mediante escritura pública, que deberá ser inscrita en el Registro Mercantil. Con dicha inscripción adquirirán su personalidad jurídica las sociedades anónimas, mutuas de seguros y mutualidades de previsión social. Las cooperativas de seguros adquirirán la personalidad jurídica de acuerdo con su normativa específica.”

Términos a tomar en cuenta

Las Entidades de Seguro usan diversas palabras que reflejan el desarrollo y funcionamiento de sus actividades, algunas de ellas son:

  • Póliza: Es el contrato del seguro que contiene todas las cláusulas y condiciones tanto particulares como especiales que quedan estipuladas en un documento.
  • Suma asegurada: Es la cobertura pactada que queda establecida en la póliza del seguro, es decir, se estipula una cantidad máxima de la cual la asegurada va a responder al cliente.
  • Prima: Es el precio en que queda sujeto la póliza de seguro que se haya escogido. No todos valen lo mismo, incluso estas pueden variar según el tipo y compañía de seguros.
  • Contingencia o siniestro: Son los eventos que pueden dar lugar a la ejecución de la póliza del asegurador (deben estar pactadas en el contrato de la póliza), un ejemplo de ello podría ser la muerte de la persona, una enfermedad, un accidente, una operación, un parto, etc.

Ámbito de aplicación

Bajo lo estipulado en la Ley 20/2015, su aplicación queda de la siguiente manera:

  • Subjetivo:
  • Pueden formar parte tanto las entidades aseguradoras y reaseguradoras que tengan domicilio en España, como aquellas que sean sucursales establecidas en España, pero que pertenezcan a entidades aseguradoras y reaseguradoras en el extranjero.
  • Personas físicas o jurídicas que presenten cualquier título y que desempeñen cargos relacionados con la administración o dirección de las entidades aseguradoras y reaseguradoras.
  • Personas profesionales que estén estipuladas dentro de la misma ley.
  • Los liquidadores que formen parte de las entidades aseguradoras y reaseguradoras.
  • Todas aquellas personas o entidades que lo estipule la ley.
  • Objetivo:
  1. Actividades relacionadas con seguros directo de vida o seguros que no estén relacionados con la misma.
  2. Operaciones complementarias que ejerzan las entidades aseguradoras y reaseguradoras.
  3. Ejercicios o actividades de prevención de daños que estén sujetas a la aseguradora.
  4. Actividades que presenten la reaseguradora.

Actividades excluyentes y operaciones prohibidas de las entidades de seguros

Así como se deja señalado quienes, y que actividades pueden ser partícipes en las gestiones de entidades de seguro, lo cierto es que también se estipula todas las actividades que le sean excluyentes y prohibidas, y para ello lo deja claro en su artículo 4.

Para empezar, una de las primeras excluyentes se establece con cualquier tipo de actividad realizada por organizaciones sin personalidad jurídica y que sumado ello no pretenda cancelar las primas establecidas ni mucho menos dar constitución de provisiones técnicas; gestiones que estén relacionadas con las pensiones y que estén estipuladas en el Real Decreto Legislativo 1/2002, de 29 de noviembre tampoco forman parte de las entidades de seguros.

Otro punto importante, donde se comenta: “Las efectuadas por organismos distintos de entidades aseguradoras cuyo objeto sea suministrar a los trabajadores, por cuenta ajena o por cuenta propia, agrupados en el marco de una empresa o de un grupo de empresas o de un sector profesional o interprofesional, prestaciones en caso de muerte, en caso de vida o en caso de cese o de reducción de actividades, independientemente de que los compromisos que resulten de estas operaciones estén o no cubiertos íntegramente y en todo momento por provisiones matemáticas.”, lo que deja bastante claro los diversos organismos que pretenden un fin distinto a lo que se busca con la constitución de las Entidades de Seguros, estas quedan completamente excluidas.

Agregado a lo anterior, quedan excluidos organismos de previsión y de asistencia que ofrezcan prestaciones variables a través de los recursos que se encuentren disponibles o que, a su vez, incluso les exijan a sus participantes un aporte.

Ahora bien, apartando el tema excluyente, ¿sabes cuáles son las operaciones prohibidas que se le atañen a las Entidades de Seguros? Pues bien, dentro del mismo artículo 4 se comenta algunas de ellas, por ejemplo, están prohibidas aquellas que carezcan de base técnica actuarial, actividades de mediación de seguros en seguros privadas según lo que dicte la ley y, por último, aquella que esté relacionada con una actividad comercial que genere prestaciones de garantía pero que están alejadas a la finalidad de que cumplen las aseguradoras.

Requisitos generales de las entidades de seguro y reaseguradoras

Como todo se rige de manera administrativa, lo cierto es que deben cumplirse ciertos requisitos para la validación de las entidades de seguro y reaseguradoras, conoce a detalle cuales se exigen:

  • Poseer una forma jurídica tal cual como lo dicta la ley (recordando que sin personalidad jurídica no se puede constituir una entidad de seguro).
  • Establecer y limitar el objeto social de la aseguradora o reaseguradora.
  • Se ha de disponer del capital social mínimo que se exige, el cual además es obligatorio; sumado a ello, también se deberá disponer de los fondos propios básicos admisibles que vayan a cubrir el mínimo del capital.
  • Llevar el programa y planificación de actividades.
  • Si se tienen vínculos estrechos con otras entidades o personas, se ha de dejar señalado en los documentos.
  • Cumplir con los requisitos señalados en el artículo 65 relacionados con el “Sistema de gobierno de las entidades aseguradoras y reaseguradoras”.
  • Señalar todas las aportaciones y participaciones de los socios referentes al capital social o fondo mutual. Asimismo, señala en su artículo 22 lo siguiente: “Deberá hacerse constar expresamente qué socios tienen el control y qué socios tienen la condición de entidad aseguradora, entidad de crédito o empresa de servicios de inversión, así como, en su caso, las participaciones, independientemente de su cuantía, de las que sea titular cualquier socio en una entidad aseguradora, una entidad de crédito o una empresa de servicios de inversión.”

Al no cumplirse con los requisitos estipulados en el artículo 22, la constitución quedará nula bajo el dictamen del Ministro de Economía y Competitividad; esta negación se realizará bajo una orden ministerial donde a su vez, se hará llegar una notificación a la entidad que deseaba constituir la entidad asegurada y pondrá final a la vía administrativa.

Características de las Entidades de Seguros

Partiendo de que la función de las entidades de seguros genera un efecto satisfactorio de prevención ante cualquier evento que llegue de sorpresa, es importante destacar ciertas características:

  • Al poseer un excelente historial de respuesta ante los inversores o asegurados, estos generan confianza en su clientela.
  • Están sometidos bajo el control de las leyes del Estado, por lo que para su constitución deberán cumplir con los requisitos para el desarrollo y ejercicio de la misma.
  • No realizan ninguna actividad que le sea distinta a la aseguradora.

Tipos de Entidades de Seguros se encuentran en gran variedad, y cada una puede ajustarse a la necesidad que presente cada persona, pero lo cierto es que, cada de una de ellas debe responder ante la ley para su desarrollo legal y justo, de lo contrario no podría ejercer su finalidad establecida como aseguradora.

Comparte esto:

Deja un comentario