despedido-evitalo-en-espana

Evita ser DESPEDIDO en ESPAÑA

Cómo evitar que te despidan en España

Desde hace un par de años, el desempleo se ha convertido en una de las mayores preocupaciones entre los españoles. Según el último informe del INE, actualmente son casi 3.5 millones de personas las que se encuentran en paro y por ello, son muchos los trabajadores que temen perder sus empleos. Aunque en 2013 la cifra ascendía hasta los 6 millones de parados, no quiere decir que deje de dar miedo la posibilidad de perder el sustento para el hogar o la única fuente de ingresos que se posee.

Por otro lado, también tenemos el hecho de que conseguir trabajo puede ser una tarea sumamente compleja y más, para los jóvenes que recién se integran al mundo laboral. Un profesional novato que se ha dejado explotar como becario, ha seguido las instrucciones de media empresa, enviado currículos por medio estado, hecho promesas en sus cartas de presentación, contenido los nervios en las entrevistas de trabajo y esforzado en conseguir un puesto de trabajo; puede perderlo incluso más rápido de lo que duró en obtenerlo.

Por este motivo, es necesario cuidar el empleo que tenemos para evitar formar parte de la cifra de personas en paro. Si tienes dudas sobre qué medidas puedes tomar para evitar que te despidan, continúa leyendo; ya que en este artículo te brindaremos consejos y recomendaciones para que seas el mejor de los empleados.

Cómo evitar ser despedido

El mercado laboral puede ser realmente despiadado y por este motivo, debemos cuidar muchos aspectos a la vez. Dentro de las directrices que debería seguir todo trabajador, tenemos:

  • Llegar a tiempo y respetar el horario de trabajo.
  • No gritar o discutir acaloradamente con los compañeros. 
  • Moderar el lenguaje y el tono de voz.
  • No perder el tiempo hablando por teléfono con amigos o mirando redes sociales.
  • No mentirle a los jefes.
  • No robar material de la oficina. 

Adicionalmente, hay una serie de errores que pueden causar un despido inminente; tales como: mostrar mala actitud, hostilidad o negatividad; tanto con tus compañeros de trabajo como con los clientes, en caso de tratar con público.

Pero además de las directrices que te presentamos recién, es necesario que adquieras ciertas habilidades que pueden serte de mucha utilidad, para continuar siendo parte de tu equipo laboral. Toma nota y comienza a ponerlas en práctica cuanto antes:

1. Aprender la cultura de la oficina

Aunque parezca poco creíble, muchos despidos se generan debido a la falta de química entre un trabajador y su entorno. Es indispensable que encajes con el concepto de la oficina y con tus compañeros de trabajo; esto no quiere decir que deban convertirse en tus amigos, pero debes ser capaz de mantener una buena relación laboral con ellos y adaptarte a la mecánica que se lleve en el ambiente de trabajo.

Seguramente se generarán momentos donde desearás mantener un perfil más bien sutil, pero no tomes esta actitud en cada reunión o podrías ser tildado de retraído o que no tienes espíritu de compañerismo. Para evitarlo, interviene en las reuniones aunque sea un poco y muéstrate accesible.

Por otro lado, si tus compañeros te invitan a tomar algo al salir de la oficina, podrías intentar asistir al menos una vez para estrechar lazos. Esta reunión puede traerte múltiples beneficios como el ya mencionado; además, tendrás la oportunidad perfecta para conocer de buena fuente lo que se puede y no hacer en la oficina, así como ir conociendo más a tus compañeros de trabajo.

En caso de que trabajes con un equipo, se hace aún más necesario estrechar lazos con ellos; debido a que ante algún posible problema, ellos podrían interceder ante tus superiores y alegar lo buen trabajador que eres. En casos como estos, el apoyo de los colegas siempre trae grandes beneficios. Recuerda que esto funciona también a la inversa, si cabreas a tus compañeros seguramente querrán reemplazarte a la brevedad.

2. Demostrar capacidad de adaptación y aprendizaje

Pese a que la mayoría de los consejos consisten en lo que no debes hacer, también es necesario que hagas ciertas cosas para mantener tu empleo. En cualquier trabajo, en especial si somos trabajadores recién integrados al mercado laboral, es indispensable que permitamos que nuestros superiores y compañeros más experimentados nos enseñen. Además, es sumamente importante aprender de los errores que cometamos para crecer y formarnos como buenos trabajadores.

Siempre que cometas un error (porque somos humanos y nos equivocamos), es necesario que analices qué ha salido mal, cómo puedes corregirlo y cómo evitarlo, para que no ocurra nuevamente. Este es un aspecto en el que se fijan mucho los jefes; debido a que un empleado que no muestra interés en mejorar está dando a entender que no le importa o que llegó a su límite de mejoría.

3. Buscar un mentor

Algo que valoran mucho los jefes es, cuando un empleado quiere dar lo mejor de sí y aprender a través de la experiencia. Puedes pedirle consejos al compañero más veterano, a un supervisor o directamente a tu jefe, si te es posible acceder a él. La idea es que te explique qué estás haciendo mal, para que puedas tomar las medidas necesarias para mejorar.

Por otro lado, hay circunstancias que no podemos prever cómo los recortes salariales. Si te encuentras en esa situación, procura mostrarte capaz de adaptarte a los cambios y continuar. Seguramente en poco tiempo todo regresará a la normalidad o podrías hacerte con otro trabajo en un futuro; pero mientras eso ocurre tendrás tus ingresos fijos intactos.

4. Convertirse en indispensable

Sin lugar a dudas, la mejor manera para evitar un despido es hacerse indispensable para la empresa. Para lograrlo, tendrás que dar lo mejor de ti y amar lo que haces; tan solo así lograrás el objetivo de prestar el mejor servicio posible.

Seguramente habrás visto a algunos trabajadores tomar ciertas iniciativas dentro de la empresa, esto los convierte en un recurso invaluable y necesario; debido a que aportan al negocio gran colaboración. La principal ventaja de convertirte en indispensable es, que una vez llegado a la cúspide de tu carrera profesional podrás hacer solicitudes, como un aumento salarial.

Como ves, todos los consejos son perfectamente aplicables en el día a día. Muéstrate proactivo, interesado, profesional y servicial. Cada actitud que demuestres en el entorno laboral, será tomada en cuenta a la hora de tomar una decisión; por lo que considera tu nueva actitud como la forma perfecta para mantener tu empleo.

Comparte esto: