Fobia a la gente fea – Actual

[ad_1]

«Puede parecer una ficción a un nivel paranoico, pero hay gente que siente un miedo irracional, miedo, pánico a encontrarse con alguien que consideran feo».

No sabía, hasta hace poco, que había un fobia El feo. se llama «una tractofobia», o «cacofobia», y es un miedo morboso o aversión a la gente fea. Puede parecer una ficción a nivel paranoico, pero hay gente que siente un miedo irracional, miedo, pánico a encontrarse con alguien que consideran feo. Imaginemos la situación: una persona sale de casa por otro día de trabajo, sabiendo que tendrá que tomar el transporte público. ¿De qué tienes miedo? Para ver a alguien que, a su juicio, es feo. Hablamos, pues, de un miedo que surge de un análisis del otro a un nivel meramente superficial, estético. Alguien que teme ver a una persona físicamente fea (sea lo que sea). Bien en dicha persona que sufre esta fobia, cuando se enfrenta a alguien «feo», siendo consecuencias físicas como cualquier persona que tenga fobia: dificultad para respirar, náuseas, palpitaciones, mareos, malestar y sudoración excesiva, entre otros. Seguramente en «no-tractófobo» evita tomar rutas donde puedas encontrarte desconocidos. Coger el transporte público debería estar fuera de sus hábitos cotidianos. Sólo debería socializar con personas que ya conoce y que, por supuesto, piensa que son bonitas en su barómetro de evaluación estética. De hecho, las fobias son limitantes y castran la posibilidad de tener una vida normal. Hay muchas y variadas: el miedo a estar en el interior, el claustrofobia; el miedo a los espacios abiertos, el agorafobia; el miedo a tener alguna enfermedad, el hipocondría. De todas formas, hay muchos, algunos muy concretos, y éstos son los más conocidos. Miedo a la gente fea, a pesar de mucho incomprensible, no debe ridiculizarse. Es distorsión de la realidad, y como todos patologías psiquiátricas, debe ir acompañado de un experto. Por supuesto, lo que estoy contento de decir es a nivel de evidencia: ¿fobia a la gente fea? Yo también tengo, la mayoría tenemos, pero no son los feos los que destacan a simple vista. Son los demás. Lo más feo, execrable, lejos de acusar la fealdad en el radar de los espejos. Éstos, sí, son los que provocan un auténtico terror.

*El cronista escribe de acuerdo con el Acuerdo ortográfico de 1990.



[ad_2]

Source link

Comparte esto:

Deja un comentario