digital-marketing

LOS PILARES DE GESTIÓN DE UNA EMPRESA

Los pilares para la gestión de una empresa

En toda empresa, compañía, negocio o emprendimiento; es necesario contar con una gestión empresarial con bases bien afianzadas y con proyección a futuro. Esta composición no solo garantizará altos niveles de productividad, sino que producirá grandes beneficios a los inversionistas.

Podemos apreciar el crecimiento de una empresa, cuando esta es capaz de generar los recursos suficientes para mantener su actividad y generar un excedente; el cual será considerado como la ganancia neta. Esto quiere decir que, el crecimiento de una compañía depende en un 80% de una buena gestión empresarial.

Para lograr el éxito, es necesario instaurar una serie de procedimientos dentro de la compañía. Estos son los 12 pilares en los que se debe apoyar una correcta gestión empresarial que, permita el crecimiento tanto vertical como horizontal de una empresa. A continuación, te indicaremos en qué consiste estos conceptos y cómo puedes aplicarlos en tu negocio:

Gestión Empresarial: El crecimiento de una empresa

En el marco de las herramientas utilizadas por las corporaciones, la gestión empresarial viene a ser la actividad que garantiza una mejor productividad, competitividad y rendimiento dentro de una compañía. La GE es diseñada, creada e implementada por los directores, consultores, gerentes y especialistas; por lo que la responsabilidad de la misma recae sobre ellos.

Por otro lado, su objetivo diario se enfoca en alcanzar las metas de la empresa con eficiencia, efectividad y eficacia; por lo que su ejecución debe realizarse con mucha pericia. Adicionalmente, debemos considerar que son muchos los factores que intervienen en una buena gestión empresarial; siendo los mismos una serie de pilares que permiten a una compañía crecer y ser plenamente rentables.

1. Los clientes

El objetivo fundamental de todas las empresas debe ser lograr la satisfacción del cliente y no el obtener ganancias; ya que una cosa sentará las basas para generar la otra. El cliente debe sentirse satisfecho tanto con el producto, como con la atención recibida antes, durante y después de realizar la venta. Esta acción se le conoce como servicio post-venta y desempeña el papel fundamental de crear engagement.

Para garantizar que el servicio de atención al cliente sea óptimo, tenemos que convertirlo en una filosofía clave para la empresa. También es necesario dedicar el debido tiempo a conocer a los clientes; ya que actualmente los mismos no desean consumir productos sino experiencias completas. Para lograrlo, es importante crear una buena estrategia para satisfacerles, diseñar un modelo para que sigan todos los empleados y valorar los resultados generados para determinar si el sistema funciona o no.

2. Cultura organizacional innovadora

Instaurar la cultura de la organización es vital; ya que si la directiva y los trabajadores comparten los mismos valores corporativos, la empresa podrá dar lo mejor de sí colectivamente mientras se realizan las labores.

Por ello es fundamental tener claro que, el éxito de la empresa se basa en el talento de las personas que trabajan en ella y no en los productos que se venden; ya que estos pueden ser fácilmente reemplazables o copiables. Mientras que son las personas quienes los hacen únicos ante cualquier otro modelo.

3. Automatización de procesos

Automatizar procesos pesados o rutinarios que, puedan prestarse para que los trabajadores cometan errores puede permitirle a la compañía: mejorar la precisión de las tareas, agilizar tiempo, obtener mayores resultados y que los empleados estén más enfocados en aspectos más importantes que no pueden ser automatizados.

4. Uso de las tecnologías de información digital

Utilizar las nuevas tecnologías en la empresa nos puede facilitar considerablemente el acercamiento a los clientes, logrando así el poder brindarles un servicio más personalizado. También podemos emplear aplicaciones de gestión empresarial o programas de facturación, que nos permitan optimizar recursos sabiamente.

5. Sistema de gestión de calidad

Es necesario instaurar un sistema que permita a la empresa, lograr un máximo de calidad tanto para los productos como los servicios que se ofrecen. El sistema de control de calidad facilitará a la compañía conocer cuáles son sus puntos débiles, lo que les permitirá realizar los cambios que se consideren oportunos.

6. Financiación y toma de decisiones financieras

Para la correcta gestión de una empresa, es necesario contar con asesoría y administración financiera; ya que permitirá orientar la estrategia económica en función de los objetivos establecidos.

7. Alianzas estratégicas

Las alianzas con otras compañías facilitarán considerablemente la difícil tarea de lanzar nuevos productos o entrar en nuevos mercados; por lo que es necesario reflexionar el colaborar con otras empresas para obtener mayores resultados. Una buena estrategia ganar-ganar beneficiará a ambas partes y abrirá las puertas a un mercado mucho más amplio.

8. Gestión de riesgos

En cualquier compañía es necesario tener estrategias para la evaluación y prevención del riesgo. De igual manera, es indispensable contar con tácticas que permitan manejar dichos riesgos de manera efectiva; siendo su principal objetivo mitigar los efectos nocivos dentro de la empresa.

9. Toma de decisiones

En razón de que cada decisión tomada por los directivos supone un coste de oportunidad, es preciso analizar minuciosamente la información de la cual se dispone. Es necesario tener en mente los objetivos establecidos, para que cada decisión tomada sea la más apropiada para alcanzarlos.

10. Innovación

Para lograr ser competitivos en un mercado tan grande, es necesario estar a la cabeza de la vanguardia aplicando las últimas herramientas de gestión empresarial y tendencias novedosas.

Por su parte, la innovación comprende un gran núcleo y puede ser aplicada de forma radical o incremental; según se adapte al objetivo deseado y la adopción de la misma.

11. Un equipo comercial potente

Como te mencionamos más arriba, actualmente los consumidores no solo desean comprar productos, sino adquirir una experiencia completa. Por ello, los comerciantes ahora deben traspasar la barrera del vendedor y convertirse en asesores.

Además, es indispensable hacer un seguimiento a los clientes para garantizar que han quedado satisfechos, para demostrarles que nos importan y tener seguridad de que regresarán.

12. Delegación de tareas

Es preciso distinguir entre la delegación de tareas enfocada en los resultados y la enfocada en los procesos. La primera consiste en delegar toda la responsabilidad a una persona, a la cual tan solo le tendrás que transmitir los resultados que esperas obtener y esta se encargará de todo lo concerniente a su realización. Mientras que la última, radica en orientar a la persona delegada en cada paso a seguir durante el proceso; para finalmente rendir cuenta de los resultados obtenidos.

Como ves, la gestión empresarial es un conjunto de tareas capaces de llevar por el camino correcto a una empresa. Posiblemente sean principios difíciles de aplicar de un momento a otro, por lo que se aconseja implementarlos paulatinamente y reajustarlos acorde a la situación de la compañía.

Comparte esto:

Deja un comentario