Núria Madruga: «Siempre hay muchas opiniones sobre la maternidad, todo el mundo lo sabe todo, hace falta más empatía» – Actual

[ad_1]

¿Cuál fue tu reacción cuando supiste que estabas embarazada de gemelos, cuando te quedaste embarazada de Sebastião y Salvador? ¿Quién fue la primera persona que dijo y cuáles fueron las reacciones más inesperadas, recordáis?

Me sorprendió mucho porque nunca pensé que fuese posible quedarse embarazada de gemelos. Tanto es así que en el momento que mi médico me dijo que había dos, pensé que estaba bromeando. Como había ido solo a la consulta, el primero al que dije que eran gemelos fue Vasco, que calló unos segundos mirándome pensando que yo también bromeaba.

Hicimos un vídeo para anunciar el embarazo a los familiares y sin duda la reacción más divertida fue la de mi madre, que empezó a saltar arriba y abajo gritando: «¡Seré abuela de gemelos, seré una abuela de gemelos!»

¿Cuáles fueron los momentos más difíciles de las dos veces que estuviste embarazada? ¿Los «contras» superaron los «pros»?

Los momentos más difíciles fueron incluso durante el embarazo de los gemelos, sabía que podían nacer un poco antes, pero no estaba preparada para serlo tan pronto. Fue un embarazo con algunos choques, a las 16 semanas estuve hospitalizada y fui a casa con una recomendación de reposo en cama durante un mes, por un desprendimiento. A las 28 semanas, cuando pensé que todo iba por buen camino, fue cuando recibimos la alerta de que el bebé Sebastião tenía una gran restricción de crecimiento. Una semana después debían nacer.

Durante el embarazo de Lourenço, había más miedo a volver a tener un parto prematuro, pero con la continuación del embarazo me calmé.

Cuando nacieron los gemelos, ¿cuáles fueron tus primeros pensamientos? ? Principalmente porque estuvieron 51 días en neonatología.

El día del nacimiento estuvo lleno de emociones. Cuando fuimos a la consulta para ver cómo iría en Sebastião, estaba convencido de que aún aguantarían más en la barriga, por eso cuando el médico dijo: «¡Es hoy!» Todo me pasó por la cabeza. Pero, en ese momento, la fuerza positiva que nos dio mi médico fue tan importante, en ese momento creí que iría bien. Tras el parto, tuvimos el impacto de la situación real, uno de los médicos que acompañó al parto nos dijo que las cosas eran complicadas, sobre todo con Sebastião. Evidentemente, a partir de entonces, el miedo se instaló y esos 51 días de neonatología se vivieron siempre con mucha aprensión.

¿Recuerda cuáles fueron (son) las recomendaciones más «nervivos» de amigos y familiares?

Como nosotros, la mayoría de nuestra familia y amigos no tenían ni idea de lo que eran los bebés prematuros. Y en ese momento, nos quedamos en nuestra burbuja y terminamos filtrando información porque sólo queríamos pensamientos positivos. Nos llegaron muchas historias y eso también nos dio bastante, conociendo muchos casos que habían ido bien.

La verdad es que todos también tenían mucho miedo, cuando hablas de dos bebés de 1.280gy 780g, se sabe que la situación no es fácil, así que creo que todo el mundo tuvo cuidado con estas recomendaciones, porque nada dependía de nosotros, sólo atención de todos los profesionales de la neonatología y su fuerza para vivir.

Pero hay una frase que nos marcó mucho y todavía la practico hoy en día para muchas situaciones de mi vida, dentro de la neonatología nos decían mucho: «Un día a la vez».

¿De qué modo vivió y experimentó el parto?

Los dos tuvieron una cesárea con sensaciones completamente distintas. En el primero, todo era nuevo para mí, tenía todas las emociones posibles y el hecho de no poder tener a mis hijos conmigo me impresionó mucho. Estar en una habitación sin bebés después de un parto es muy duro.

En el nacimiento de Lourenço estuve tranquilo, logré vivir todo lo que no viví durante el nacimiento de los gemelos. Sólo entonces me di cuenta de que muchas cosas quedaban sin resolver, que nos guardamos para nosotros mismos pero que la vida siempre es la responsable de ponerlo todo en su sitio.

¿Cómo es ser madre de tres hijos?

Es maravilloso. Me encanta ser madre de los chicos. Está claro que no tengo experiencia como madre de niñas, si lo tuviera creo que diría lo mismo. 🙂 Pero me gusta mucho la practicidad de los chicos, el vínculo que tienen con sus madres, ser tan protectores, menos complicados. Los quiero! Y siempre dije cuando estaba embarazada de Lourenco que quería ser un niño más.

¿Cuáles son los mayores retos de la maternidad, en una sociedad que tanto exige a las mujeres?

Es tratar de seguir nuestro corazón y hacer lo mejor para nuestra familia y no intentar demostrar algo a los demás. La sociedad siempre ha estado muy exigente con las mujeres, sobre todo cuando somos madres. Pero creo que hemos logrado demostrar que podemos ser madres, profesionales y todavía cuidarnos. Las mujeres somos una fuerza de la naturaleza, siento que a menudo estamos sobrecargados e incapaces de parar. Cuidar nuestra salud mental es fundamental.

¿Es importante tener momentos para ti mismo? ¿Cómo lo haces para ello?

Yo no lo he tenido, lo confieso. El último año fue difícil para todos, sobre todo para los padres. Teletrabajo, teleescolar, aislado del resto de familiares y amigos… Creo que ahora todos estamos intentando recuperarnos de este último año. No podemos olvidar que el tiempo para cada uno es importante y esencial.

¿Qué sigue siendo tabú de la maternidad, de ser madre?

Creo que todavía hay muchos temas tabú, pero lo grave será la depresión posparto.

Sin duda, es un momento maravilloso en la vida de la madre, de los padres, pero hay muchas emociones implicadas y con frecuencia no es fácil gestionar el cansancio, la privación del sueño, la gestión familiar. Y como nos exigen tanto a las madres, sé que hay mucha gente que no se asume que no está haciendo bien porque saben que lo más probable es que los demás devaluarán.

Afortunadamente no pasé por depresión, pero con Lourenço pasé por un momento muy doloroso en la lactancia. Tenía muchas ganas de darle el pecho a Lourenço porque no tuve esta experiencia con los gemelos, pero resultó ser un proceso difícil en los dos primeros meses. Dos mastitis, mucho dolor, fue una guerra conmigo misma y la mayoría de veces la disfrazaba porque siempre que hablaba de ella me relativizaban lo que sentía o simplemente me proponían que dejara de dar el pecho.

Por lo general, siempre hay muchas opiniones sobre la maternidad, todo el mundo lo sabe todo, falta de empatía en muchas situaciones.

¿Es importante, como actriz y como personaje público, normalizar la conversación sobre estos temas?

Es importante, pero creo que a menudo, al ser personajes públicos, esta información se descontextualiza y se critica fácilmente en el mundo de las redes sociales y de internet. Lo siento porque sé que hay mucha gente que debe saber que no está sola. Nadie es perfecto, la maternidad es el mayor reto de todos, así que en vez de criticar a alguien, siempre debemos tener una palabra reconfortante que pueda marcar la diferencia.

¿Qué importancia tiene implicarse en iniciativas sociales? ¿Cómo es el caso de Chicco, para dar a conocer la importancia en este caso de la neonatología?

Desde el primer momento me di cuenta de que era necesario hablar más de la prematuridad en Portugal. Como decía inicialmente, en estos 51 días me sirvió mucho para conocer casos que habían ido bien. Nos da una gran esperanza y ya no nos sentimos solos. Aún hoy, han pasado 10 años, recibo mensajes de muchas madres que están embarazadas de gemelos y están pasando por una situación parecida, o tienen a sus hijos en Neonatología y me dicen que están llenas de esperanza porque siguieron nuestro caso. Por eso estoy muy contento de formar parte de la La iniciativa de Chicco, que llevo 10 años. Sé la gran diferencia que han hecho en las Unidades de Neonatales de varios hospitales y la importancia que es para bebés y padres. La neonatología se convierte en nuestro hogar y la incubadora se convierte en el hogar de nuestro bebé, «Un día a la vez», en los que serán los días más importantes de la vida de un bebé prematuro.

Núria Madruga es la cara de la campaña Chicco Dá Vida.
Núria Madruga es la cara de la campaña Chicco Dá Vida.



[ad_2]

Source link

Comparte esto:

Deja un comentario