Patrícia Sequeira y el Doce: “La escena de la masturbación es atrevida. ¿Me han dicho que me lo quite? Sí.» – Actual

[ad_1]

En las canciones permanece en la punta de la lengua. caliente, caliente, caliente, de acuerdo, ko, Ali – niñera. Casi nadie sabrá tararear al menos algunos versos de temas del Dulce, la banda de pop portuguesa que, en los años 80, nació de la mano de Tozé Brito y Cláudio Condé. Era un producto comercial pensado para conmocionar a la sociedad conservadora y Fátima Padinha, Teresa Miguel, Lena Coelho y Laura Diogo fueron las cuatro magníficas encargadas de hacerlo realidad.

EL película sobre la historia de chicas –una obra de ficción, aunque basada en hechos reales– llega finalmente a los cines portugueses, producida por Santa Rita Filmes y dirigida por Patrícia Sequeira. Antes del estreno, el máximo hablaba con el director.

Patrícia Sequeira, la directora de la película sobre la historia de girlsband, Doce
Patrícia Sequeira, la directora de la película sobre la historia de girlsband, Doce
Fotografía: Cinemundo Ltd.

Pospuesta dos veces a causa de la pandemia, la película finalmente se estrenará. ¿Cómo es ver finalmente la película llegar a los cines?

Es una sensación de alivio. Hacer una película como esta, con esta dimensión, con esta entrega y con este esfuerzo y después mantenerla enganchada en un momento en que creo que la gente necesita algo de alegría quizás no es la mejor opción en cuanto a exhibición, producción. En cuanto a la venta de entradas, seguramente no es la mejor opción ahora mismo, pero éste es el mejor momento para ofrecer a la gente un momento de alegría.

¿Crees que con el aumento de las cifras de la pandemia y con las nuevas restricciones, los portugueses irán al cine?

Nunca hice la película pensando en la taquilla, incluso con esa dimensión. Al ser una película sobre Candy, obviamente, debía ser la película del año. Este nunca es mi objetivo y, por tanto, nunca hago este tipo de matemáticas. El timing no es bueno en cuanto a taquilla, no es una opción en cuanto a la producción. Ahora, con la pandemia, también dejé de hacer planes. Todo lo que pensábamos que podía pasar de una manera ocurre de otra manera. La gente puede tener miedo a ir al cine, sí, pero también puede tener muchas ganas de ver algo que les haga viajar, que les saque de una realidad, y encontrarse, porque ésta es una película que une generaciones, con un pasado. en la que teníamos otro tipo de máscara, en realidad otro tipo de corbata. Pero éste es un recuerdo feliz.

Ambientada en los años 80, la película cuenta con varios momentos en los que la desigualdad de género es evidente, como cuando el pago del concierto se hace al personaje de José Mata y no a los artistas, o la obsesión por el peso y el aspecto físico de las cantantes. ¿Cómo fue marcar esto en la película sin hacerlo todo?

Lejos de hacer una película llena de panfletos o banderas, ésta no era idea mía. Simplemente cuando tomo un tema tan rico como una banda de cuatro mujeres en los 80, hacer éxito es inevitable. Estas historias me vienen. Algunos dicen que todas mis películas tienen ese énfasis. No sé si iré o si es evidente para mí, pero de algún modo tenía la ambición de hacer una película que reflejara o tratara a esta banda y me emocioné un poco con las historias de mujeres porque se preocuparían exactamente de esos puntos que, 40 años después, todavía están a la orden del día. Esto sería inevitable.

Una vez dijo que el Doce «se atrevió a desafiar a un Portugal reprimido». Las letras de la banda que hablan de sexo, de placer, fueron revolucionarias en esa época. ¿Crees que has plasmado un poco de ese espíritu en la película, de una forma diferente, en escenas como la masturbación femenina, por ejemplo, que todavía está tan poco representada en el cine?

Sí, en algunos momentos los personajes, cuando están solos consigo mismos, se revelan. Las letras representan y esta banda representa cualquier cosa que yo también quería que representara a esta película. Por ejemplo, eran extremadamente modernos para su época. Y por eso quería que esa película no fuera una película de época. Quiero filmarlo con lo que tengo hoy, con las posibilidades que tengo, con los ojos de hoy. Así que todo lo que representaban, el atrevimiento, los planos, la cámara con la cola moviendo, es porque provocaban algo en el espectador y la cámara también podía tener esa posibilidad de acercarse. En ese momento, la cámara estaba detrás mirando a cuatro mujeres en un avión fijo. Quería adoptar la modernidad, el atrevimiento, quería que la película provocara lo que hicieron. Hacían cosas a hombres y mujeres, y yo también quería hacerlo.

Cartel de la película 'Bem Bom'
Cartel de la película ‘Bem Bom’
Fotografía: Cinemundo Ltd.

En el momento de la película en la que parece que habrá una escisión en el grupo, hay un discurso que pone a Doce en el papel por un lado que empodera a las mujeres. Esto es lo que sugiere uno de los personajes, interpretado por Sara Carinhas, que verbaliza las limitaciones de ser mujer en esa época. Compartiendo la opinión del personaje, ¿crees que Doce era una banda de empoderamiento femenino?

Creo que Doce es, quizás inconscientemente, un producto que vino para ayudar con algún cambio. El personaje de Sara Carinhas es ficticio. Realmente había un escritorio, había esa figura, pero no con ese personaje. La figura de Sara Carinhas representa aquí el arco de la mujer en este período de tiempo. Hay mujeres que realmente han empezado a levantar el borde de las faldas, a utilizar pintalabios, a prepararse porque también somos lo que vemos a nuestro alrededor. Doce… quizás hizo más que las feministas de la época. Incluso porque Maria Teresa Horta lo decía [as Doce] eran pornográficos. 40 años después lo miro y sí, tengo pocas dudas de que este producto, consciente o no, estaba abriendo el camino a algo, o permitiendo a las mujeres hacer muchas cosas, incluida la forma de vestirnos. puede tener placer, y de hecho la escena de masturbación es super atrevido. Si me preguntas: encaja en la película, ¿me han dicho que me la quitara? Sí, precisamente por eso no me lo quité. Creo que cualquier cosa que causó un choque fue exactamente lo que hicieron. Y hoy tengo la posibilidad de no sacarlo.

¿Crees que tardó en 2021 en mirar a Doce desde esta perspectiva?

Creo que todavía era posible antes, pero en Portugal nuestra Historia no se toca, nuestra Historia es sagrada, hace falta mucho trabajo, hay muchos contratiempos, la gente se enfada mucho. Están muy atentos a lo que no está bien, es una lástima porque después no se cuentan las historias. Podría hacer una historia de chicas cualquiera, era mucho más fácil.

En el estreno de snu dijo en una entrevista en Renascença que algunos pensaban que era demasiado pronto para contar esa historia. ¿Ha sentido también este tipo de resistencia en esta película?

Siempre siento resistencia de todo lo que implica mover la historia portuguesa, hice el después de la despedida y se habló del regreso de los retornados, aunque este nombre no tiene mucho sentido porque nadie vuelve a una tierra que no conoce, pero ya era un tema en ese momento. Parece que en Portugal sólo se puede cambiar la historia cuando hayan pasado varios siglos. Ahora creo que hay mucho que hablar de nosotros. Esta película es un pequeño pedazo de Portugal. ¿Quién éramos hace 40 años? Éste. Estábamos algo así.

Este retrato de Portugal se refleja en el discurso del hombro amiga que apoya a Laura Diogo en la situación del rumor. [que envolvia Laura Diogo e Reinaldo, jogador do Benfica]. El discurso, que habla del racismo, la homofobia, podría haberse escrito hoy. ¿Este discurso está en el guión desde el principio?

Desde el principio, incluso de las conversaciones que tuve con Laura Diogo, en las que hablaban de «un gorila», la idea de un «king kong» cogiendo la rubia, una idea animalista. El hecho de que él sea negro, que ella sea rubia, el estigma que todo esto implica. Era muy deseable encontrar una historia aquí. Vendido. Y fue el placer de un Portugal que amaba el escándalo.

Hace unos años, en una entrevista en TSF sobre el Damas, explicó cómo hizo la película durante sus vacaciones, con su propio presupuesto, con lo que tenía. ¿En qué fue distinto este proyecto? ¿Dirías que ha sido tu mayor película hasta ahora, en cuanto a la estructura de producción?

Cuando me lo hablan Damas, El Damas es para mí «mi» película. No sólo por ser el primero, sino por todo lo que representaba. Más tarde hice el snu fue un reto, fue un trabajo de encargo que acepté con locura. Y ésta es una serie de siete capítulos que también tiene una película asociada. Por tanto, sigo haciendo películas sin apoyo. Que también es muy bonito e hizo una buena película. ¿Por qué alguien como yo, con la experiencia que tengo, aún está por esperar ser 60,70? [anos] tener una subvención para la financiación. Yo no tengo. No tengo grandes motivos, pero esto no es lo que me frena. Y por eso quizás mi causa tiene todo el sentido de ser abrazada por mí, que estoy sin ataduras y no debo nada a nadie. Nadie me subvenciona, no tengo premio en el ICA. Este país realmente no es para ancianos, pero en realidad lo es. Hay que ser viejo para realizar películas. Al menos con soporte.



[ad_2]

Source link

Comparte esto:

Deja un comentario