student-los-pilares-gestion-autonomo

PILARES PARA LA GESTIÓN DE UN AUTÓNOMO

Los pilares para la gestión de un autónomo

Convertirse en autónomo supone un riesgo para cualquier trabajador y más en estos tiempos, donde todos deseamos sentir la estabilidad que nos proporciona un trabajo más bien clásico. Pero sabemos, que el desafío de convertirnos en nuestros propios jefes bien vale la pena. Por ello, es necesario que cada paso que tomemos como autónomos sea bien medido y calculado.

Como cualquier modelo laboral, el Autónomo se rige por una serie de pilares que representan el correcto desenvolvimiento del trabajador por cuenta propia. Para facilitar tu camino por el mundo del emprendimiento y guiarte hacia el éxito, en este artículo te proporcionaremos una serie de consejos que te serán de mucha utilidad. Sin importar si eres un autónomo novato o uno veterano, ¡continúa leyendo!.

Los 4 pilares para la correcta gestión del autónomo

Para comenzar un negocio, no es estrictamente necesario poseer conocimientos sobre gestión empresarial o contabilidad. Sin embargo, es indispensable contar con la información necesaria para poder desarrollar debidamente el emprendimiento.

Se estima que más de la mitad de los negocios creados por autónomos, no logran sobrevivir el primer año. Estas circunstancias son generadas, debido a la desinformación y falta de experiencia de sus fundadores. Para evitar formar parte de esta estadística, es necesario conocer los 4 pilares para la gestión de un autónomo:

1. Plan empresarial

El plan de acción generado por un autónomo debe ser sumamente detallado. Este deberá contener todos los datos relacionados a la creación del negocio; desde su capital inicial o invertido, hasta los objetivos que se desean lograr.

Sin embargo, este puede sufrir cambios sobre la marcha; ya que la autonomía brinda la posibilidad del ensayo y del error. Aún así, no es aconsejable reestructurar el plan base en repetidas ocasiones o de lo contrario, se perderá el espíritu original. Por ello, antes de comenzar con la aventura de la autonomía, los financiamientos, líneas de negocio o expansiones, es necesario poseer un plan empresarial debidamente establecido.

2. Sistema contable escrupuloso

Para un autónomo, la contabilidad será el medio que le permitirá sobrevivir; ya que será la encargada de determinar si el negocio es lucrativo, si puede continuar o si es necesario cerrar definitivamente.

En consecuencia, es indispensable mantener el sistema contable controlado. Para realizar esta tarea puedes utilizar un software que pueda desempañar la función o bien contratar a un contador. El control te permitirá conocer el estado financiero de tu negocio, así como la viabilidad para realizar alguna inversión o saber si un cliente puede ser o no rentable.

3. Organización y gestión del tiempo

Ser nuestro propio jefe implica, que nadie nos establecerá un horario en el cual tendremos que trabajar. Esta situación para un autónomo novato, puede traer como consecuencia que se trabaje sobretiempo y no se descanse lo suficiente. Así como trabajar muy poco y no cumplir con el trabajo pautado.

Los autónomos deben saber organizar, aprovechar y gestionar correctamente su tiempo; ya que este no puede ser desperdiciado. Por ello, es necesario preparar una agenda diaria que contengas las actividades o tareas pendientes a realizar durante cada día de la semana. Es indispensable además, el saber equilibrar el tiempo laboral y personal; sobre todo si el trabajo se desarrolla desde el hogar. Un herramienta que puede facilitarte esta difícil tarea, es la implementación del Método Kanban.

4. Comunicación permanente con el cliente

Los clientes son el combustible de los autónomos; sin ellos, es imposible que un negocio logre prosperar. Esta circunstancia hace que sea imprescindible estar en contacto permanente con ellos; sea para facilitarles algunas tareas, para transmitirles información relevante o facilitarle el status de sus pedidos.

Es necesario contar con los recursos necesarios para mantener abiertos los canales de comunicación con los clientes; a través del teléfono móvil, correo electrónico o incluso las redes sociales. El contacto permitirá crear confianza y esta permitirá que un proyecto logre desarrollarse debidamente; lo cual puede traer múltiples beneficios profesionales y personales.

TPM: Mantenimiento Productivo Total

Además de los pilares base de la autonomía, un emprendedor debe regirse por los 8 pilares del TPM; los cuales fueron propuestos en 1989 por el Instituto Japonés de Mantenimiento de Plantas. Este sistema está orientado en la creación de un método corporativo que busca maximizar la eficiencia del régimen productivo; mediante la creación de un sistema que previene las pérdidas en las operaciones de la empresa.

Esta estrategia metodológica se aplica en todos los sectores que conforman un negocio; es decir, la producción, desarrollo, departamento administrativo, miembros de la empresa, alta dirección y niveles operativos. Siendo su objetivo principal lograr un cero en cada proceso del sistema productivo; es decir cero defectos, cero accidentes y cero fallos.

Los 8 pilares del TPM

Los pilares son la base fundamental de esta metodología y cada uno de ellos, comprende una ruta a seguir para lograr el objetivo de reducir o eliminar las pérdidas como: los ajustes de producción, las paradas programadas, los fallos de los equipos, fallos del proceso, pérdidas de producción anormales, pérdidas de producción normales, defectos de calidad y el reprocesamiento.

Para decidir con qué pilar comenzar, es necesario analizar cuáles son las pérdidas contraídas a través del del departamento de contabilidad. El resultado arrojará cuál será el pilar guía para iniciar con la estrategia.

Primer Pilar: Mejoras Enfocadas o Kobetsu Kaizen

Es la oportunidad de encontrar la manera para reducir o eliminar un desperdicio dentro de la planta. Se pueden aplicar herramientas estratégicas como el análisis de brechas, cadena de valor o la teoría de restricciones.

Segundo Pilar: Mantenimiento Autónomo o Jishu Hozen

Consiste en reintegrar el trabajo del operador con el del operario de mantenimiento, para disminuir desperdicios. El operador será autónomo en realizar los cambios que crea pertinentes.

Tercer Pilar: Mantenimiento Planificado

A través de la recolección de datos, se pueden realizar análisis que permitan gestionar mantenimientos preventivos. Esto logrará la disminución de costos y aumentará la disponibilidad.

Cuarto Pilar: Mantenimiento de Calidad o Hinshitsu Hozen

Engloba el proceso de post-producción; es decir, cuánto se hace, qué más se puede hacer, con qué tolerancia se puede trabajar y la cantidad de defectos por proceso (identificar la procedencia de los mismos).

Quinto Pilar: Prevención del Mantenimiento

Consiste en investigar sobre cuáles nuevas máquinas pueden ser utilizadas dentro del negocio. Para realizarlo es necesario rediseñar procesos, realizar y evaluar test operativos, verificar nuevos proyectos y ver el arranque.

Sexto Pilar: Actividades de Departamentos Administrativos y de Apoyo

Reforzar las funciones mejorando la cultura y organización. Para lograrlo se debe aplicar un mapa de cadena de valor transaccionar, con ello se encontrarán las oportunidades para lanzar proyectos sin errores.

Séptimo Pilar: Formación y Adiestramiento

La formación debe ser adecuada, entorno a las necesidades de la organización y la planta. Generalmente las pérdidas son generadas por personal poco adiestrado, por ello es necesario formar a las personas para lograr un máximo desempeño.

Octavo Pilar: Gestión de Seguridad y Entorno

Los estudios de operatividad deben ir combinados con estudios de prevención de accidentes; de esta manera el personal contará con los máximos recursos disponibles para su correcto desenvolvimiento. Adicionalmente, todos los estudios de movimiento y tiempo deben contar con su análisis de riesgos de seguridad.

La implementación de los pilares bases, junto con los TPM pueden llevar a cualquier trabajador autónomo hacia el éxito. Tan solo es necesario aprender a gestionar muy bien cada elemento que rodea al emprendimiento; así como tener seguridad en cada decisión tomada o cada paso que se dé.

Comparte esto:

Deja un comentario