¿Qué hacer en un despido improcedente?

¿Qué hacer en un despido improcedente?

En toda empresa se presentan situaciones referentes a despidos, uno de ellos puede ser un despido improcedente, a los cuales, puede que los empleados no estén preparados para afrontar, para ello es importante conocer sobre el tema y tener una visión certera de los pasos a seguir, si en llegado caso le ocurriera esta situación.

Este tipo de despido le puede ocurrir a cualquier trabajador, sin importar distinción, bien sea del sector público o privado y sus consecuencias pueden ser menos efectivas si se tienen con certeza los pasos a seguir para llevar a una mejoría. Aquí te presento los posibles escenarios y como solventarlos.

¿Qué es un despido improcedente?

Antes de conocer cómo actuar, es necesario tener un concepto claro sobre lo que se está abordando y saber que, el despido improcedente se da cuando el empresario o patrono decide despojar de su cargo a un empleado sin previo aviso ni motivos específicos o reales, dejando al empleado sin saber cómo defenderse.

¿Suena algo bastante injusto?, si, lo es, pero lo importante que se debe hacer por parte del trabajador es demostrar que lo que alega la empresa como motivo o razón de despido, es injusto, y es un deber y derecho que la empresa explique con certeza, las razones que motivaron a tomar la decisión del despido.

¿Cómo abordar un despido improcedente?

En cada país se aplican periodos de tiempo diferentes, pero en general, el plazo para interponer una demanda de esta índole es de aproximadamente 20 días hábiles desde la fecha en la que se presenta la notificación, y quién determina un despido improcedente es un Juez, ya que este es el que se encargará de evaluar y estudiar las pruebas y motivos que haya presentado la empresa para motivar y proceder con el despido.

Una vez el Juez declare el despido como improcedente, la empresa tendrá aproximadamente 5 días hábiles para bien, readmitir al trabajador a sus funciones o abonar la indemnización que le corresponda por ley.

La decisión de abonar la indemnización o restituir al trabajador a su cargo, queda en manos del empresario, luego de afrontar la demanda previa.

Ahora bien, en caso de que el patrono decida abonar al trabajador, debe guiarse por la tasa de Estatuto de trabajadores, si se maneja en su país, o por el convenio colectivo que se tenga.

Lo más importante y como primer paso a seguir es, si el empleador procede a entregar una carta de despido como notificación, el trabajador debe revisar con precaución las razones que le esté presentando el patrono y si no encuentra validez o justificación, es cuando procede a buscar asesoría Jurídica, para determinar lo siguiente a realizar.

Es muy importante resaltar que al no estar de acuerdo con lo que se explica en la carta de despido el deber y derecho del trabajador es no firmar o en su defecto acotar en la misma “No estoy conforme”, para así dar por sentado que no se aceptan los motivos que se presentan para el despido.

Si el empleado no expresa su descontento, acepta implícitamente la indemnización que le retribuya por parte de la empresa, cumpla o no con los estatutos legales reglamentarios, por eso es de suma y vital importancia que el empleado estudie y analice si está de acuerdo y si no lo está lo haga saber.

En este punto, se presentan dos opciones que pueden ocurrir luego de la demanda a las cuales se puede tener indicios de cómo reaccionar:

  • En caso de que el empleador decida reintegrar al trabajador a la empresa en sus funciones laborales, primero, debe notificar con días de antelación al empleado en cuestión. Si esto ocurre y el empleado ingresa, debe ser recibido en las mismas condiciones que tenía antes de su despido.

Si lo anterior no sucede y se encuentra con una realidad diferente, el empleado está en su deber y derecho de someter a demanda nuevamente a la empresa y el juzgado extinguirá total relación entre empresa-trabajador, con la condición de que le cancelen al trabajador su indemnización que por ley le corresponde.

Otra realidad a la cual se debe estar previamente informado es, si se readmite al trabajador, la empresa debe responder y cancelar los días de transición, es decir, el pago que previamente no había recibido desde el despido hasta la fecha de reincorporación a su lugar de trabajo.

Es importante resaltar que, si el empleado ingresa a la empresa y previamente obtiene el pago por los días de transición, pero no recibe su trabajo con las mismas condiciones que tenía anteriormente, puede/debe presentarse a un juzgado, no sin antes tener en cuenta que debe devolver el salario que antes se le abonó por los días de transición.

  • Si el empleador no decide readmitir o integrar nuevamente al trabajador en la empresa, este debe cancelar la indemnización que por ley le corresponde, regularmente el valor de la indemnización puede equivaler a 30 días de salario de los años de servicio. En cada país puede variar la cantidad de días según la reforma laboral vigente.

Como dato curioso, si usted se encuentra en España, lo anterior se debe efectuar si el contrato del trabajador es posterior al 12 de febrero del 2002, te preguntarás por qué, debes saber que en esta fecha se realizó la última reforma laboral.

Ahora bien, si el trabajador lleva más tiempo ejercido en la empresa, anterior a la reforma antes explicada, es otra la manera de pago, la empresa deberá cancelar 45 días de salario, con límite de 42 cuotas.

Puede ocurrir también que como trabajador apliques a ambos por el tiempo de servicio, si es así, el límite será de 42 cuotas a cancelar.

Se debe tener presente que en cualquier país, por lo general, la cantidad que resulta de la indemnización laboral por ser un despido improcedente, se le debe agregar la liquidación que le corresponde, esto quiere decir, que se le agrega el pago de los días laborados hasta el momento del despido más sus días de vacaciones correspondientes.

Con estos simples pasos, afrontar este despido puede ser más simple, buscar ayuda jurídica y solventarlo será más fácil.

Comparte esto: