QUE LES PASA A LAS PERSONAS CON LOS ANIMALES (KUOYIFU.COM)

QUÉ LES PASA A CIERTAS PERSONAS CON LOS ANIMALES?

Qué les pasa a ciertas personas con los animales

En los últimos años hemos visto como muchas personas han tomado una posición firme en la defensa de los animales. Esta actitud la han adoptado aquellos humanos que tienen afinidad con los animales, pero también los que piensan que son seres que no tienen voz y por tanto necesitan quien los proteja.

Se han realizado muchos estudios en los que se demuestra que tener una mascota, es beneficioso para el ser humano. Ahora bien, algunas de estas posturas son excesivas y pueden ser dañinas, por lo que es importante tener en cuenta cuáles son los signos de una relación humano-animal no saludable.

men-2425121__340.jpg

Tipos de relación entre humanos y animales

Las relaciones entre humanos y animales, se pueden documentar más fácilmente, partiendo de la presencia de las mascotas en los hogares. De acuerdo a muchos estudios se ha evidenciado que los animales de compañía aportan salud mental y física a personas de cualquier edad.

La sobrepoblación de animales, el abandono y el maltrato de la que son objeto muchos animales, ha despertado un movimiento a nivel mundial que se dedica a defender y reivindicar el derecho de estos seres a una vida digna. Por tanto, la relación de los humanos con los animales, no se circunscribe sólo a tratarlos como parte de la familia, sino que va más allá.

Aquellas personas que abogan por el derecho de los animales, son tratadas muchas veces como fanáticos que humanizan las relaciones de los animales con las personas. Sin embargo, detrás de esta labor, hay un gran esfuerzo de un grupo de personas, quienes se dedican a rescatar, curar, alimentar y cuidar a estos animales que necesitan de una mano que los apoye.

Muchos críticos se preguntan qué les pasa a ciertas personas con los animales, que dedican parte de su vida y esfuerzo a cuidar y defender a los animales, cuando hay miles de personas que sufren y necesitan también de ayuda. Pues bien, la vida consiste en enfrentar el mundo con diferentes puntos de vista, cada quien escoge las batallas que más se adapten a su forma de ser.

Mantener una lucha en pro de los animales, no es excluyente para que estas personas también ayuden a sus similares. Muchos estudios demuestran, que aquellas personas que muestran empatía hacia los animales tienen la misma actitud hacia los humanos y por el contrario, quienes maltratan a los animales, tienden a tener la misma actitud hacia sus semejantes.

En este sentido, podemos inferir, que, si desarrollamos una actitud amigable hacia los animales, tendremos más opción de tratar mejor a las personas de nuestro alrededor y por ende tendremos una actitud diferente al relacionarnos con los demás. De allí que muchos especialistas recomiendan una mascota en la familia.

Ahora bien, así como algunas de las relaciones entre humanos y animales son beneficiosas, también existen aquellas que pueden traer consecuencias negativas. Por lo que es importante saber prevenir este tipo de relaciones nocivas.

¿Cuándo la relación entre un humano y los animales es nociva?

En normas generales, los animales con los que mayor tenemos interacción, son los llamados animales de compañía, entre los que están los perros y gatos. Aún cuando también es común ver como mascotas a aves, reptiles o peces. En algunos casos, la relación que se desarrollan entre algunos animales y humanos son muy nocivas.

La antrozoología, es una ciencia que se encarga del estudio de las relaciones entre los humanos y los animales, y tiene como prioridad el estudio de las relaciones patológicas como el conocido como síndrome de Noé.

Esta enfermedad mental consiste en la acumulación de animales, lo cual supone graves consecuencias tanto para quien la padece, como para los animales que se encuentran bajo su tutela, además de convertirse en un serio problema de salud pública.

Esta ciencia, también se ocupa del estudio del trato cruel para con los animales, así como el abandono. En este sentido trabaja para establecer protocolos de prevención, detección y actuación eficaz ante este tipo de situación. Alguno de estos mecanismos son los procesos de adopción, esterilización y campañas de sensibilización.

En conclusión, la presencia de los animales de compañía en nuestros hogares es una fuente de capital social, ya que permite que las personas de una comunidad se relacionen entre sí, debido a un interés común.

Comparte esto:

Deja un comentario