Qué son bienes de consumo

Qué son bienes de consumo

En el mundo de la economía existen diferentes tipos de bienes, todos con características diferente y que en muchos sentidos ofrecen beneficios al que los posea. Los bienes de consumo sueles ser unos de los bienes que más aporte representan a la economía tanto de los negocios como del país.

Cada día en desarrolla de manera distinta, los bienes de consumos se caracterizan por el hecho de que estos no producen nada, excepto una satisfacción personal en los consumidores, porque básicamente en ellos se pierden, están destinados a presentar un beneficio para cada persona.

Los bienes de consumo, sus características y cómo se clasifican

Los bienes de consumo son todos aquellos bienes qué se producen para satisfacer una necesidad o un deseo personal de cada individuo. Básicamente se puedes decir que un bien de consumo es el final de todo un proceso productivo, un bien de consumo se le puede definir como un producto manufacturado.

Es decir, un producto qué ha pasado por todo un proceso desde momento que era una materia prima hasta que se convirtió en un producto listo para la venta. Los bienes de consumo no se parecen en nada a los bienes de capital, a través de los cuales se pueden crear otro servicios o productos, que si pueden ser de consumo. Esto únicamente son destinado a brindar un beneficio.

Los bienes en general pueden ser muy variados y cada uno cumplen funciones específicas. Los bienes de consumo ya el final de un todo un proceso, antes de estos se encuentran los bienes intermedios y los bienes de capital.

Dentro de los bienes de consumos también se pueden encontrar diferentes tipos de bienes, que se clasifican según el tipo de uso que el consumir les de. Los presentaremos a continuación:

  • Los bienes duraderos: son todos aquellos bienes como su nombre hace referencia, que se pueden utilizar durante un tiempo bastante largo. Como, por ejemplo, los electrodomésticos que se utilizan el hogar o cualquier tipo de maquinaria.

    Se debe saber que las casas, apartamentos o cualquier otra infraestructura no se debe incluir entre los bienes de consumos duraderos. Estos se clasifican como bienes de capital.

  • Bienes no duraderos: estos bienes son todos aquellos que se agotan en periodos de tiempo muy bajos o de manera inmediata. Entre este tipo de bienes podemos incluir, los productos de aseo personal o los productos perecederos, que son todos aquellos que vienen con una fecha de vencimiento establecida.

    Entre los vienen perecederos básicamente se pueden incluir los alimentos.

Los bienes de consumo a su vez también pueden dividirse según su grado de determinación, como, por ejemplo:

  • Los bienes de consumo finales: son aquellos bienes que fueron fabricados para un uso final determinado, lo que quiere decir que, su uso es determinado para cubrir una satisfacción final por parte del consumidor, por ejemplo, un lápiz.

    Estos bienes de consumo final también pueden clasificarse dependiendo de dos clasificaciones:

  1. Los bienes sustitutivos: son todos aquellos productos que compiten entre sí y pueden sustituirse uno por el otro, por ejemplo, cuándo un producto sube automáticamente la demanda del otro aumenta y así de manera viceversa. Generalmente esto ocurre en los alimentos, cuando uno sube los consumidores automáticamente los sustituyen por uno más barato que cumpla la misma función.
  2. Los bienes complementarios: son aquellos productos que se complementan uno con el otro a diferencia de los bienes sustitutivos, por lo que, si el precio de uno sube, automáticamente la demanda del otro bajará.

    Un ejemplo de esto puede ser los productos como el azúcar y el café, un lápiz y un sacapuntas o cualquier otro que se complemente.

  • Bienes intermedios: bienes intermedios son aquellos que se encuentran entre los bienes de capital y los bienes de consumo, sirven tanto para crear otros productos, como para ser utilizados por los consumidores.

    Un ejemplo de estos es el algodón, que puede ser utilizados para la creación de prendas de vestir o cualquier otro producto.

Los bienes de consumo representan el eslabón final entre un proceso productivo, por lo que el precio o costo de este dependerá de qué tan costoso pudo haber sido su producción, a esto también se le incluye la distribución, la promoción, del producto y la comercialización del mismo.

Antes de llegar al punto final, al producto se le agrega el conato por cada uno de los puestos que paso. Los bienes de consumo también pueden ser tangibles, como por ejemplo un auto o intangibles, como un servicio telefónico.

Los bienes de consumo se puedes caracterizar por ciertas cosas, como:

  • Su precio: los bienes de consumo se caracterizan porque desde el momento que comienza su fabricación, hasta que es entregado pasan por un proceso en el que interviene diferentes medios, qué hace que se le vaya agregando un valor final al producto.
  • Bienes libres: son todos aquellos bienes que no tienen ningún tipo de precio ni son comercializados, las personas lo utilizan como una necesidad, pero no tienen que pagar nada por ellos, porque sencillamente nadie los produce, se encuentran en abundancia y no forman parte de ninguna cadena de producción. Un ejemplo de esto es el aire que respiramos.
  • Cadena de producción: estos productos se caracterizan porque sufren un proceso productivo desde el momento que son simplemente una materia prima hasta que se convierten en un producto listo para el consumo.

    Algunos productos no pasan por una cadena productiva muy elaborada, por ejemplo, algunos alimentos como las frutas no requieres pasar por procesos productivos tan complicados.

    A diferencia de otros bienes como los autos, que llevan un proceso muchísimo más elaborado para llegar al producto final.

    Dentro de este proceso productivo interviene 3 sectores muy importantes: el sector primario, este se encarga de la recolección de materia prima, de realizarle el proceso de refinamiento y poner en funcionamiento toda esta cadena, sin el sector primario no sería posible realizar productos elaborados.

    El sector secundario, es el proceso en donde se lleva a cabo la transformación de la materia prima en un producto elaborado y lo deja listo para la venta, también puede elaborar productos que vaya a ser utilizado en otras áreas del sector secundario.

    Y por último esta el sector terciario, este es el que se encarga de llevar el producto hasta el lugar donde será vendido, es decir, que se encarga de la comercialización y distribución del bien de consumo.

  • La oferta y demanda: los bienes de consumo se caracterizan por ser productos de gran solicitud por las determinadas áreas a las que están destinada, pero las empresas que los elaboran no son exclusivas, diferentes empresas pueden llegar a fabricar un producto que esté dirigido a un mismo fin.

    Cuando esto ocurre, se crea entre ambas empresas una competencia para que los consumidores elijan su producto, a esto es a los que se le denomina oferta y demanda. La oferta que más atractiva parezca ante los consumidores y la demanda por parte de estos al adquiriera uno por encima del otro.

  • El mercado: los bienes de consumo se caracterizan por la creación de un mercado, en donde se pueden encontrar los diferentes productos elaborados por las industrias, es en este mercado en donde se pone en marcha la oferta y demanda, los competidores se esfuerzan porque su producto sea el preferido entre los consumidores.
  • El marketing: este término surge a partir de la creación de bienes de consumo, a pesar de que, no interviene en la elaboración de los mismo, es un método que se utiliza para que un producto pueda posicionarse por encima de otro.

    El marketing se trata de la publicidad que se me da a un bien. Generalmente, las personas suelen preferir aquellas marcas que más publicidad se les hace, es por esto que el marketing es una característica tan importante de los bienes de consumo.

Qué beneficios puede tener el consumo de bienes en la actualidad

En medio de la crisis que se pueda vivir en cualquier país, siempre es importante resaltar los aspectos beneficiosos que se puedan obtener a partir de un proyecto, una inversión o la elaboración de algún tipo de negocio con el que se busque general ingresos.

Muchas personas pueden pensar que la inversión que se le da a la elaboración de bienes de consumo con el fin de mejorar sus características no es importante o necesaria, pero ha quedado demostrado que estas inversiones pueden presentar una diferencia significativa en los beneficios que se obtienen con la venta de productos.

Para dejarlo un poco más claro, haremos una lista con los beneficios que puede traer la venta de bienes de consumo, tanto para el negocio como para la sociedad.

Mientras mayor sea la venta de consumos más era necesario incrementar la mano de obra, por lo que, la empresa intentará contratar mayor mano de obra que pueda cumplir con el estándar de producción que se espera. Esto por su parte, se convierte en un ciclo en donde los consumidores adquieren productos y la empresa intenta cumplir con la demanda exigida.

Esto ocurre porque la presentación de un producto tenga puede llegar a incrementar el consumo del mismo, hay que tener en cuenta que los grandes líderes a nivel mundial se caracterizan por tener una marca que les llama la atención a los compradores.

En otro sentido, el mercado se encuentra en un constante cambio y para las empresas es importante mantenerse a la vanguardia de estos y poder ofrecer a los consumidores productos que vayan acorde a la moda que esté presente en el momento, a su vez, esto puede generar la contratación de profesiones en el área del diseño que se encarguen de la creación de un buen producto en su forma estética.

Ciertos estudios han demostrado que el consumo puede presentar en las personas cierto placer y disfrute. En aquellos consumidores que tienen una conducta hedonista puede representar una forma beneficiosa para alcanzar esta conducta, en donde no representa ningún daño para sí mismo ni para la sociedad.

Esto ocurre cuando en el mercado existen diferentes productos de un mismo tipo, las empresas buscan de alguna forma posicionar sobre las otras, lo que desencadena una competitividad entre ellas, esto por una parte incrementa el interés por mejorar el producto en sí y por otra incrementa la producción de la empresa que lidera.

Más allá del consumo en sí, un producto puede ser utilizado para cubrir la práctica ciertas prácticas sociales; por ejemplo, cuando un consumidor adquiere un producto para darlo en forma de regalo, se está poniendo en práctica una relación interpersonal. Así es como el consumo contribuye a prácticas que son importante para mantener una buena sociedad.

Actualmente mucho de los bienes de consumo que más son solicitados por las masas son estimulantes para crear una sociedad más intelectual. Por ejemplo, cuando a un niño se le compra un ordenador, es preciso que este de cierta forma se vea en la necesidad de aprender más cómo funcionan los ordenadores.

A parte de que, a través de este puede alcanzar una cierta cantidad de información que incremente su nivel de educación. Otros bienes de consumo que aumentan la estimulación intelectual son: las revistas, los televisores, los periódicos, incluso una presentación de teatro.

Este quizás es uno de los principales beneficios que tienen los bienes de consumo. Tanto los bienes tangibles como los intangibles le proporcionan al consumidor la oportunidad de cubrir las necesidades que este considere importantes, aumentando su nivel de confort.

Un ejemplo de estos bienes de consumo son los fabricados para la realización de tareas dentro del hogar, las cuales le proporcionan al consumidor el beneficio de simplificar las tareas que anterior mente podían tomar más tiempo.

Comparte esto: