immanuel-kant

¿QUIÉN FUE UN GENIO DEL PENSAMIENTO UNIVERSAL?

¿QUIÉN FUE UN GENIO DEL PENSAMIENTO UNIVERSAL SIN NECESIDAD DE MOVERSE EN TODA SU VIDA DE LA PEQUEÑA CIUDAD DONDE NACIÓ?

Immanuel Kant, uno de los más grandes pensadores de la filosofía moderna, nació en 1724 en la ciudad de Konigsberg, que tan solo abandonó, a lo largo de su vida, durante un corto periodo en el que ejerció como profesor en una población cercana.

Bajo de estatura y poco agraciado físicamente, era puntual hasta tal extremo que los habitantes de su ciudad podían saber la hora exacta atendiendo a las entradas y salidas del filósofo.

Kant quiso estudiar las posibilidades de conocer la realidad.

Poco antes que él, los empiristas ingleses habían afirmado que no es posible conocer la verdad de las cosas, solo poseemos los datos que nos proporcionan los sentidos, y estos pueden engañarnos.

Kant creía que el pensamiento si podía captar las cosas, pero tal como aparecían en él, esto es como fenómenos.

Para él el pensamiento era algo activo en el que se mezclaban dos cosas: Lo que se le aparecía y algo que ponía el propio pensamiento.

Lo que se nos aparece es un caos de sensaciones acerca de la materia y nosotros debemos ordenarlo. Para ello recurrimos a las nociones de espacio y tiempo que Kant llama formas a priori de la sensibilidad.

Así, el fenómeno es una cierta materia ordenada. Esos fenómenos individuales deben ser, a su vez, clasificados según una serie de categorías del entendimiento qué son los distintos modos de ser de las cosas.

Kant se interesó asimismo por problemas morales. Pensaba que, en los fenómenos físicos, a toda causa le sigue necesariamente un efecto.

Pero existen otro tipo de efectos que no son necesarios, sino que aparecen porque las causas quieren que se produzcan.

A este último tipo pertenecen los hechos morales, que son un producto de la voluntad libre del hombre.

Para que existe entonces el bien supremo, debe haber una regla absoluta a la que llamó imperativo categórico, y que puede expresarse así: Actúa como si desearas que todo lo que haces se convirtiera en ley universal de la naturaleza.

Su preocupación por la libertad humana le llevó a interesarse también vivamente por los sucesos de la Revolución Francesa.

Al final de su vida, los muchos años hicieron perder facultades mentales a quién había sido el mayor genio de su tiempo. Cómo se daba cuenta de ello, y era muy orgulloso, apuntaba cuidadosamente los temas de los que había hablado con sus amigos, para no repetirse.

En 1804, murió en el mismo lugar en que había nacido.

Comparte esto:

Deja un comentario