RESOLUCION CLAUSULA SUELO A FAVOR DE LA BANCA

Resolución clausula suelo tribunal supremo por los suelos

Resolucion clausula suelo tribunal supremo

I. Introducción.

La cláusula suelo es una cláusula contractual que tiene por objeto fijar un tipo de interés mínimo aplicable al préstamo hipotecario en caso de que el tipo de interés de mercado baje por debajo de ese umbral.

Por lo general, estas cláusulas se encuentran en los contratos de préstamo hipotecario celebrados antes del 9 de mayo de 2013, fecha en la que la legislación española prohibió su utilización por entender que vulneraban los derechos de los consumidores.

No obstante, en muchos casos las entidades bancarias siguen aplicando estas cláusulas a los préstamos hipotecarios celebrados antes de la citada fecha, lo que ha dado lugar a numerosos procedimientos judiciales en los que se reclama la nulidad de dichas cláusulas.

II. Supuestos en los que procede reclamar la nulidad de una cláusula suelo.

La nulidad de una cláusula suelo puede proceder en los siguientes supuestos:

  1. Si la cláusula suelo no se encuentra prevista en el contrato de préstamo hipotecario.
  2. Si la cláusula suelo no se ajusta a las normas legales sobre la materia.
  3. Si la cláusula suelo es abusiva.
  4. Si la cláusula suelo se celebra con posterioridad al 9 de mayo de 2013.

III. Marco legal.

  1. La cláusula suelo no se encuentra prevista en el contrato de préstamo hipotecario.

En este caso, la nulidad de la cláusula suelo procede de acuerdo con lo previsto en el artículo 6.1 de la Ley de Contratos de Crédito Hipotecario, que establece que «Las cláusulas que, sin estar expresamente autorizadas por la Ley, alteren las condiciones esenciales del contrato, serán nulas de pleno derecho».

Por lo tanto, la nulidad de una cláusula suelo que no se encuentra prevista en el contrato de préstamo hipotecario será de pleno derecho, es decir, no será necesario acudir a los tribunales para solicitar su nulidad.

  1. Si la cláusula suelo no se ajusta a las normas legales sobre la materia.

En este caso, la nulidad de la cláusula suelo procede de acuerdo con lo previsto en el artículo 6.2 de la Ley de Contratos de Crédito Hipotecario, que establece que «Las cláusulas que, sin estar expresamente autorizadas por la Ley, alteren las condiciones esenciales del contrato, serán nulas de pleno derecho, salvo que se pruebe que responden a una voluntad real y legítima de las partes».

Por lo tanto, la nulidad de una cláusula suelo que no se ajusta a las normas legales sobre la materia será de pleno derecho, es decir, no será necesario acudir a los tribunales para solicitar su nulidad, siempre y cuando se pueda probar que dicha cláusula responde a una voluntad real y legítima de las partes.

  1. Si la cláusula suelo es abusiva.

En este caso, la nulidad de la cláusula suelo procede de acuerdo con lo previsto en el artículo 6.3 de la Ley de Contratos de Crédito Hipotecario, que establece que «Las cláusulas abusivas serán nulas de pleno derecho».

Por lo tanto, la nulidad de una cláusula suelo que es abusiva será de pleno derecho, es decir, no será necesario acudir a los tribunales para solicitar su nulidad.

  1. Si la cláusula suelo se celebra con posterioridad al 9 de mayo de 2013.

En este caso, la nulidad de la cláusula suelo procede de acuerdo con lo previsto en el artículo 6.4 de la Ley de Contratos de Crédito Hipotecario, que establece que «Las cláusulas que se celebren con posterioridad a la entrada en vigor de esta Ley serán nulas de pleno derecho, salvo que se pruebe que responden a una voluntad real y legítima de las partes».

Por lo tanto, la nulidad de una cláusula suelo que se celebra con posterioridad al 9 de mayo de 2013 será de pleno derecho, es decir, no será necesario acudir a los tribunales para solicitar su nulidad, siempre y cuando se pueda probar que dicha cláusula responde a una voluntad real y legítima de las partes.

Ahora a fecha de hoy se han dado casos donde el tribunal falla a favor de la banca.

Comparte esto:

Deja un comentario