Sofia Ribeiro, 5 años después: «Cuando supe que tenía cáncer trabajé sin cesar, no tuve tiempo libre, dormí 4 horas» – Actual

[ad_1]

Con una voz dulce y bien colocada, no fuera una de ellas actrices con más actitud de tu generación, Sofía Ribeiro, 37 años, se sienta con nosotros en el último piso de la tienda Intimissimi, en la Rua Augusta, para una conversación sobre el cáncer de mama que ganó en 2016. Durante la fase que estuvo en tratamientos, hubo varios momentos emotivos que compartió en la redes sociales, desde el momento en que se cortó el cabello hasta el anuncio de la superación de la enfermedad. Hoy, tranquilo y de buen humor, tu lucha es diferente. ayudar a todos mujeres (y hombres) cuánto podéis para concienciar sobre el prevención, apoyar la investigación y ayudarle a recaudar fondos para el Liga Portuguesa Contra el Cáncer. Cara de la campaña desde hace varios años Octubre rosa de Intimissimi, vuelve a dar cara y voz a la causa. Por cada sujetador vendido, en cualquier tienda del país y en la tienda online, el Intimissimi dará dos euros a la Liga Portuguesa Contra el Cáncer.

Han pasado cinco años desde que anunció que superó el cáncer de mama. ¿Qué le dirías a Sofía que todavía no había pasado por la enfermedad?

Que esté tranquilo, dentro de lo posible cuando le diagnostican cáncer. Es muy difícil. Es fácil perder la calma y el pánico. Siempre es una reacción muy impactante. ¿Conoces aquellas imágenes que a veces vemos en las películas, cuando una persona recibe una noticia impactante y no escucha, y aunque la otra persona sigue hablando, no las oímos? Esto es lo que me ocurrió durante unos minutos. Parece que toda nuestra vida ocurre ante nosotros, y el final no es feliz. Pero sobre todo dije que estuvieras tranquilo, que intentas tener el corazón alto, concentrado, buena energía y ganas de resolver esto de la mejor manera posible y lo antes posible. Y creo que, inconscientemente, el consejo que me daría a mí mismo le llevé a través de mi proceso de tratamiento, casi como un mantra.

Sin hablar de los efectos físicos, que sin duda son dolorosos de distintas formas para cada mujer, ¿cuál fue el impacto emocional que tuvo la enfermedad en Sofía?

Hay efectos muy parecidos entre distintas mujeres, pero hay otras que no. De hecho, somos distintos cuerpos y organismos. Lo difícil es cuando estos efectos comienzan a aparecer en nuestro cuerpo, en nuestra imagen. Hay momentos de gran incertidumbre, cuando nos preguntamos si las cosas volverán a ser cómo estaban, si todo va a pasar y si iremos bien, pero en mi caso en concreto siempre intenté creer que era un momento. en mi vida que he tenido que superar, que quería pasarle con la máxima ligereza, en las circunstancias. Éste era mi objetivo, evidentemente con días más difíciles cuando bajamos desde allí. Esto fue muy importante para mi recuperación, la forma en que nos ponemos en las cosas, encontrar la manera de asentarnos, de pacificarnos, con esperanza y buen humor durante todo el proceso. Normalmente digo que es todo 50/50, entre el paciente y el médico.

¿Una parte de la superación tiene que ver con esta insistencia en sacarlo todo adelante?

Sí, los efectos de la quimioterapia son muy pesados ​​para nuestro cuerpo, toma todo lo malo pero también todo lo bueno. Mi misión era saber que los médicos hacían su parte, pero yo intentaba hacer la mía para pasarlo todo lo antes posible. Conozco a dos tipos de personas que pasan por el cáncer: las que tienen esta voluntad, de ir adelante; y hay gente que se hace mucho daño y se duele. En mi piel sé que en realidad es muy difícil, pero creo que lo fácil es rendirse. Es dejarnos dejar en el dolor y la incertidumbre. Lo difícil es arremangarnos y buscar la fuerza allí donde no sabemos que la tenemos, uniendo nuestro núcleo fuerte, la gente que amamos, aferrándonos a nuestros sueños, lo que todavía tenemos que conquistar, lo que nos hace brillar los ojos. .

Sofia Ribeiro por Intimissimi: la campaña.
Sofia Ribeiro por Intimissimi: la campaña.
Fotografía: DR

¿Te has encontrado muchas historias?

Sí, y todavía hoy. Todos los días.

¿La divulgación pública sobre la enfermedad fue voluntaria? ¿O inevitable?

Ya he hablado unas cuantas veces, no he optado por compartir, me he obligado. Porque un medio de comunicación me informó de que al día siguiente saldría a la noticia y decidí que si alguien debía dar la noticia era yo. En ese momento, no sabía ni qué me pasaba, no sabía si quería compartir o no, quería estar tranquilo e intentar resolver lo que me ocurría. Pero entre una cosa y otra decidí hablar de mi salud, opté por compartir. Lo cierto es que me sorprendió mucho lo que me aportó esta revelación pública, sobre todo en lo que respecta a la ayuda. Se convirtió en una ayuda muy importante para mí, desde el intercambio de información hasta el cariño y el cariño. Sentí que compartiendo lo que estaba viviendo también estaba ayudando a otras personas. Fue un intercambio de energía que fue muy importante tanto para mí como para la gente. Todos necesitamos referencias, todo era nuevo en aquella época, y por el contrario también ocurrió. Hoy esta sinergia sigue, con otra intensidad, pero todavía hoy viene a mí gente que comparte sus historias, con dudas, preguntas. Esto me puso en un sitio donde no estaba como persona, como ser humano, para hacerme una mejor persona, más conectada con lo que realmente importa. Mejoró sus valores y llegó casi como una misión. Por eso desde el primer día me incorporé a la Liga Portuguesa Contra el Cáncer y que siempre que pueda me pondré la camiseta de este tema. Estoy muy orgulloso de formar parte de todo esto.

¿Es un tema que crees que te acompañará a lo largo de tu vida, desde esa perspectiva de la prevención?

No hay manera de olvidar un proceso como éste, no hay forma de borrarlo, ni quiero que ocurra. De hecho, sigo haciendo revisiones rutinarias, sigo tomando medicamentos, hay infinidad de cosas que sigo haciendo que me recuerdan todos los días que tenía cáncer. Cuando me enteré de que tenía cáncer trabajé sin cesar, no tuve días libres, dormía una media de 4 a 5 horas al día, comía a ese momento, y más que eso, en aquellos momentos recuerdo que no No quiero y no puedo volver a esa rutina, por motivos de salud. Es un recordatorio: hay tiempo para todo, si te cuidas. Hay miedos que permanecen. Por ejemplo, cada vez que voy a realizar los exámenes, siempre hay ansiedad, con el corazón hundido. Lo normal. Siempre intento ir con el corazón ligero pensando que todo está bien.

Sofia Ribeiro por Intimissimi: la campaña.
Sofia Ribeiro por Intimissimi: la campaña.
Fotografía: DR

¿Qué cambios en el cuerpo después de vencer al cáncer?

Sólo ahora, al final de todo ese tiempo, empiezo a volver a la imagen que tenía en el pasado. No era algo que había buscado realmente, porque siempre pensé que debería dar tiempo a mi cuerpo para recuperarse de todo esto, pero tardó mucho tiempo. La alimentación es esencial, el deporte es esencial, puesto que el metabolismo no vuelve a ser el mismo. Y cuando sigues tomando medicamentos aún menos. Hay un momento en el que sabemos que aparentemente todo está bien, y que pensamos en recuperarnos, volver a lo que éramos, o incluso convertirnos en una mejor versión. Pero hay cosas que no dependen de nosotros, pero otras podemos hacer. Cambiar los hábitos alimenticios, practicar deporte, incluso caminar, aportarnos la hormona de la felicidad es esencial. Busque rituales para liberar el estrés y la tensión, equilibrándonos. Éste ha sido mi proceso hasta la fecha.

¿Es necesario normalizar la reconstrucción para que se considere un problema estético y de salud mental y no sólo «técnico»?

Es un tema muy sensible, no sé cómo funciona en los hospitales públicos. Conozco casos de mujeres a las que no se les ofreció una reconstrucción mamaria, pero no sé cómo hacer esta elección, ese cribado. En mi caso, me operé en un hospital privado, y siento que teniendo esa posibilidad y esa elección, [o resultado] debes estar de acuerdo con lo que es más feliz [para a mulher]. Lo que es para ti no es para mí. Aquí tenéis un tema en el que me gustaría profundizar más. Creo que sobre todo [a reconstrução mamária] debe verse como la continuación de un proceso de curación.

Sofia Ribeiro por Intimissimi: la campaña.
Sofia Ribeiro por Intimissimi: la campaña.
Fotografía: DR

¿Qué novedades tiene esta campaña Intimissimi?

El planteamiento es el mismo, se propone que sea una campaña solidaria, inspiradora, que aporte buena energía a quien está pasando por una situación de cáncer oa quien tiene una persona cercana que la ocurre. El objetivo es aumentar el máximo valor posible para la Liga Portuguesa Contra el Cáncer, para apoyar las aclaraciones sobre el diagnóstico precoz, derivación, [mas também apoiar] estudios e investigaciones en la zona. La base de la campaña es la misma, porque siempre hay mucho que hacer. En cuanto a la lencería, Intimissimi siempre ha tenido mucho cuidado en los materiales, escogiendo prendas delicadas y cómodas para mujeres que les gusta sentirse sexy pero también prácticas en su día a día. No hay forma de vestirse y no sentirse cómodo y hermoso, como una segunda piel.

Y este año existe una unidad móvil.

Sí, pudimos crearlo con la cantidad que recaudamos el año pasado. Recorrerá todo el país para proporcionar información, soporte, aclaraciones, referencias. Es una gran alegría haber logrado esto. Tenemos un valor de 46 mil euros recaudados, 9.500 más que el pasado año [com a campanha da Intimissimi]. No tenía ninguna duda de que los portugueses somos muy generosos, y ver que las mujeres se unen por esa causa me pone la piel de gallina. Es una realidad que le toca a todo el mundo de alguna manera, y está bien que haya estas campañas que puedan dar voz y amplitud al tema. Llevarlo a la mesa y el debate es fundamental. Es una enfermedad todavía muy estigmatizada, todavía tiene muchos tabúes, incluso cuando se menciona el propio nombre de la enfermedad. Creo que cuanta más información hay, más se disipa.



[ad_2]

Source link

Comparte esto:

Deja un comentario