Tengo un conflicto con mi empresa, ¿Cómo solucionarlo?

Tengo un problema con mi empresa como solucionarlo

El ámbito laboral y empresarial están compuesto por una larga lista de incidencias, ya que en la parte externa se conviven con elementos desafiantes como competir y liderar el mercado, generar ganancias, y cualquier otro reto que implique el éxito de tu empresa, pero esto no es todo con lo que debe lidiar.

Desde el aspecto interno también se debe gestionar en gran medida la interacción laboral, producción, velar por los derechos de cada uno de los empleados, entre un sinfín de situaciones administrativas, es muy sencillo que se presente algún conflicto en cualquiera de estos dos aspectos, por ello se deben tener presente ciertas alternativas.

Oficina, Abogado, Despacho, Lectura

Estrategias para solucionar un conflicto con tu empresa

Es muy recurrente como dirigente de cualquier empresa o incluso para un empleado toparse con algún conflicto referente al ámbito laboral, sin embargo cualquier hecho que se maneje con amplia transparencia y profesionalidad debe salir bien librado, para evitar cualquier dolor de cabeza a recursos humanos o a cualquiera.

De hecho el orden interno es una de las bases fundamentales para el desarrollo de cualquier empresa, por ello cualquier tipo de eventualidad se debe tratar de forma rápida y efectiva, lo que aparece como primera alternativa clave es instaurar un canal de comunicación inmediata para expresar cualquier descontento.

Una vez teniendo una vía a través de la cual se pueda manifestar alguna situación, lo siguiente será abrir un medio de conciliación al respecto, todo empleado necesita que se coloquen en su lugar, frente a cualquier escenario no puede sentir que es menospreciado, el talento humano es imprescindible dentro de cualquier organización.

Cuando se abre un medio de conciliación, se obtiene una ventana para poder obtener soluciones brindadas por los mismos empleados, incluso tomar acciones para cortar de raíz con el conflicto, por supuesto al margen de los derechos del empleado, pero en toda situación hay dos caras de la moneda.

Lo anterior se refiere a que muchas veces el dirigente es el afectado, bien sea porque el empleado no posee un rendimiento acorde, o existe hostilidad en el ambiente, cualquier dificultad se debe buscar disipar por medio de reuniones abiertas a la opinión del empleado o con una charla privada de autocrítica para ambos roles.

Formas de enfrentar un conflicto de tu empresa

Un conflicto para cualquier empresa es la insatisfacción de sus empleados, ya que los números se vuelven positivos cuando cada quien cumple con sus funciones correctamente estando motivados, por ello para ambas partes, previo a realizar cualquier acción se debe analizar cualquier inquietud.

Antes de actuar se debe proceder a identificar cuáles son los factores o las cuales que están ocasionando algún problema, además esto debe verse acompañado por una solidez de discurso del dirigente, recordando, conmemorando los objetivos en conjunto de la compañía, como también las formas de superación individual para cada empleado.

Al mismo tiempo cuando se trata de algún problema de rendimiento, sin duda se debe imponer alguna medida de conocimiento, causar interacción, remover cargos, realizar cambios en la rutina sobre todo para que no se vuelva monótono y los trabajadores puedan aspirar a más, concursando por ascenso, hechos de esta índole son motivadores.

Por otro lado, fomentar un buen ambiente en grupo es clave, para que no existe ese lavado de manos de alguna responsabilidad, es decir debe existir colaboración mutua, complicidad, donde todos salgan adelante por un mismo fin, el éxito de la empresa es el de todos, es lo que se debe procurar incentivar en todo momento.

Para evitar cualquier problema lo más recomendable es siempre detallar en un documento las funciones específicas de cada trabajador, o por lo menos del cargo que desempeñan de esta forma podrá existir un compromiso mutuo por ejercerlas, conociendo de antemano sus limitaciones y sus formas de incidir en el éxito de la compañía.

Una vez sean claros los objetivos o las funciones, se debe compensar al grupo en general, bien sea con los ya mencionados ascensos, o alguna bonificación mensual, consideraciones públicas, estos son detalles que reconocen el esfuerzo diario de una persona, lo que termina siendo el principal deseo de cualquier trabajador.

Saber lo que les corresponde hacer, y agregar algún tipo de motivación extra para realizarlo es fundamental, ya que ningún esfuerzo en vano es bien recibido por alguna persona, por más compromiso o pasión que posea, ser tomado en cuenta hace la diferencia para resolver o prevenir alguna incidencia laboral.

La base de todo siempre será la comunicación, ya que cada persona debe expresar sus necesidades este es un hecho que se reitera nuevamente porque se omite con facilidad, pero la opinión del empleado tiene un peso enorme para poder corregir lo que se encuentre ocurriendo, brindando en todo momento un trato cálido y empático.

Resolver los conflictos de tu empresa es una necesidad

Una resolución de conflictos en tu empresa se encuentran marcados por el acuerdo común, en la obtención de ese punto medio, ya que en la mayoría de las ocasiones no se trata de conceder quién tiene razón y quién no, sino mantener a gusto ambas partes, porque la relación se fortalece en lugar de crear aspectos negativos.

La postura que debe prevalecer por encima de todo es la de ganar-ganar, ya que se trata de un medio de convivencia diario, por lo que cualquier detalle podría terminar convirtiéndolo en una tortura de todos los días laborales, para ello una vez obtenido el punto de conciliación se deben fijar metas para futuras ocasiones.

En este sentido toda empresa debe contar con una planeación para realizar seguimiento interno a la convivencia, como reuniones periódicas, actividades de esparcimiento o compartir experiencias, o seguir casos en particular como conversaciones amistosas para realizar acciones que arreglen las molestias.

Los valores de una compañía se van formando todos los días, terminan siendo una familia, por ello debe verse como algo propio, instaurando confianza y comodidad en los trabajadores, además de crear hábitos de compromiso mutuo, la muestra de humildad y alcance del dirigente con los empleados es un vínculo que se debe fomentar siempre.

Comparte esto: