Ventajas de contratar a un trabajador discapacitado

Ventajas de contratar a un trabajador discapacitado

Las personas con discapacidad son percibidas erróneamente en sus entornos de trabajo. Por ello, a continuación, se quiere hacer énfasis en las ventajas de contratar a un trabajador discapacitado. Para ampliar esos esquemas y concepciones erróneas que se tienen contra estas personas, y también para sentar el aporte que pueden realizar dentro de una empresa.

Entonces, se comenzará por diferenciar esos pensamientos erróneos sobre los trabajadores con discapacidad en el área laboral, para poder establecer posteriormente los beneficios que su inclusión conlleva.

Mitos y prejuicios sobre las personas discapacitadas

Antes de explicar el por qué es favorable tener un trabajador con alguna discapacidad en el área laboral, nos enfocaremos primero en desmentir aquellos pensamientos erróneos que se tiene al respecto. Puesto que existen prejuicios y conceptos erróneos que hacen que algunas empresas eviten la inclusión de estas personas.

Entonces, si como empleador has considerado alguna de estas ideas, no te sientas culpable. Puesto que son creencias que suelen trascender del pensamiento individual. Lo que deberías enfocarte en hacer es cambiar dichos paradigmas, y abrirte a los beneficios que puede conllevar la contratación de personal más diverso.

Bajo rendimiento laboral

Una idea errónea es creer que las personas con discapacidad, debido a la misma, tienen menos posibilidades de rendir en el área laboral. O que tendrán más dificultades en cumplir los requerimientos y tareas que se le asignen. Pero nada más alejado de la realidad.

Puesto que se ha demostrado que el desempeño laboral de una persona con estas características puede ser eficiente, si se tiene en cuenta las limitaciones de su discapacidad y se le dan herramientas para contrarrestar. Por otro lado, otro prejuicio es creer que estas personas son poco cumplidoras. Lo cual es erróneo igualmente.

Debido a que la mayoría de estos trabajadores desarrollan un alto compromiso con sus labores, ya que solo el hecho de conseguir trabajo es mucho más difícil para ello. Por ende, tienden a luchar mucho por cuidar o mantener lo que les costó lograr.

Una empresa sin entornos para personas discapacitadas

Se suele creer que un entorno peligroso o no apto para personas discapacitadas en la empresa es motivo para su no contratación. La verdad es que, si una empresa se considera peligrosa o no apta, lo es por igual para todos los trabajadores independientes de su condición.

En dicho caso, el entorno de trabajo debe someterse a revisión y corregir todas las medidas necesarias para que todo tipo de persona pueda laborar. Además, que muchas veces las adaptaciones a personas con discapacidad no son cambios o gastos mayores.

Promoverá la exclusión laboral

Posiblemente se crea que la inclusión de una persona discapacitada promoverá la discriminación en el área de trabajo. Pero en la mayoría de los casos, la incorporación de este tipo de personal suele mejorar el clima laboral en materia de solidaridad, motivación y compañerismo.

Se enferman constantemente 

Se suele creer que la discapacidad necesariamente acarrea enfermedad, y que por ello los trabajadores con estas condiciones suelen ausentarse de sus labores constantemente. Sin embargo, la discapacidad no hace más propensa a una persona a una enfermedad.

Hace sentir incómodos a los clientes

La reacción de un cliente tal vez no sea la más aceptable, pero eso es algo que nadie puede prever. Incluso con una persona sin discapacidades en el mostrador, un cliente puede mostrarse suspicaz o reacio. Por ende, el trabajador con una condición puede ejecutar sus labores con responsabilidad y seguir teniendo quejas, inherentes a su discapacidad, como los demás trabajadores.

¿Por qué contratar a alguien con discapacidad?

Ahora que se han eliminado esos sesgos y tabúes sobre la contratación de personas discapacitadas, es hora de ver las ventajas que esto acarrea. Porque no solo significa un beneficio social para la empresa, sino una oportunidad para todo el recurso humano de una empresa para volverse más empático y comprensivo.

Además de la posibilidad que se le brinda a una persona con condiciones diferentes de auto superarse, sentirse un miembro activo de la sociedad y darle los mismos derechos laborales que tanto merece y le cuesta para conseguir.

Ventajas fiscales

Estas están definidas por la cantidad de trabajadores con discapacidad, el contrato que se les dé y la gravedad de la discapacidad de cada uno. Tomando eso en cuenta, las empresas suelen recibir un aporte de dinero para adaptar los puestos de trabajo al personal discapacitado y dotación de medios para su mejor desempeño.

Y por supuesto, un aspecto importante para la empresa es la reducción de impuestos que implica el tener cierta cantidad de trabajadores con discapacidad. Tomando como ejemplo algunos países cuyos ministerios de trabajo obligan a ciertos establecimientos a tener al menos una persona con estas características como razón social.

Ventajas humanitarias

Entre estas, se puede encontrar que se tiene la nómina de la empresa recursos humanos más diversos, lo que aboga por una cultura corporativa más abierta y sin prejuicios sociales. Esto además mejora el clima laboral, puesto que despierta el sentido de pertenencia, la empatía y el apoyo entre los trabajadores.

Igualmente, la presencia de personas con discapacidad impulsa la motivación y el afán por superación de un personal. Dichas personas muestran también gran disposición y productividad para procurar mantener su trabajo, al igual que interés por aprender y afrontar nuevos retos.

Ventajas en la imagen empresarial

La presencia de una persona discapacitada es una estrategia de marketing para la imagen de la empresa, por muy inhumano que pueda sonar. Pero le da una impresión innovadora y más humanista a la empresa. Puesto que los clientes con discapacidades y personas asociadas a ellos, se sienten más afines a una empresa que contrate trabajadores como ellos.

Por lo tanto, las ventajas de contratar a un trabajador discapacitado pueden resumirse en las anteriormente nombradas. Pero se hace énfasis en el aporte humanitario que se realiza a las personas con condiciones diferentes y a los beneficios que brinda a la empresa, en lo que respecta a obligaciones fiscales, sociales y de imagen corporativa.

Comparte esto: